Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Hay que perder el miedo
Por Rosalinda Hernández Alarcón - Guatemala, 29 de octubre de 2005

Ese mismo sentimiento lo sienten de nuevo por ciertas actitudes de la Policía.

La interpretación a estas palabras cobran dimensiones muy diferentes. Las acabo de escuchar en la voz de una joven mujer, quien asistió por primera vez a una reunión regional de una agrupación campesina. Nunca antes había tenido oportunidad de dar su opinión en un espacio mixto entre mujeres y hombres.

De igual manera las oí de un señor maduro al recordar que eso tuvo que hacer antes de atreverse a participar en su comunidad, ya que la represión ejercida en ese entonces por el Ejército y los comisionados militares los paralizaba. Ese mismo sentimiento lo sienten de nuevo por ciertas actitudes de la Policía y de soldados así como cuando ocurren los asaltos.

En otro contexto “hay que perder el miedo” lo dijo una señora damnificada por el Stan para expresar su opinión del tipo de apoyo que necesitan y no sólo estirar la mano agradecida sin importar que las sopas instantáneas nissi, la comida en lata y la salsa ketchup no las acostumbran en su dieta. Tampoco permitió que el miedo le impidiera emplazar a su alcalde quien estaba más preocupado por posar para una foto de imagen que por escuchar su petición.

Sin duda el miedo no está presente cuando asistentes a un foro con representantes gubernamentales los increpan tras escuchar sus excusas por no resolver decisiones añejas. En ese ambiente se descubren nuevas formas de relación en las que en lugar de miedo y subordinación ante funcionarios del Estado –como ha sido la tradición– se expresan argumentos y actitudes con mucha dignidad.

En un país como Guatemala donde fácilmente escapan de la cárcel criminales, en donde el objetivo primordial del gobierno es aplicar el TLC en lugar de garantizar la vida digna de la población trabajadora, en donde matan y maltratan mujeres diariamente con toda impunidad, sin duda tenemos que hacer algo para derrotar el miedo. Los antídotos los tenemos que buscar.
¡Hay que perder el miedo!

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.