Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La falta de candidatos
Por Rosalinda Hernández Alarcón - Guatemala, 3 de febrero de 2007

El juego político que tiene lugar actualmente en Guatemala, encaminado a conformar binomios de los aspirantes a gobernar, dista mucho de mostrar prácticas democráticas o instituciones políticas con capacidad de liderazgo nacional y representatividad social. Ambas condiciones para que se desarrolle un proceso electoral en democracia.

Lo que podría ser una excepción, aquí se hace casi regla. La mayoría de partidos carece de líderes que puedan aspirar a ser candidatos presidenciales. Ello significa una gran limitación, ya que su registro y los años de existencia como opositores u oficialistas no se traducen en la maduración de dirigentes capaces de enarbolar propuestas y personificar algún ideario político. Al no encontrarlos dentro de sus filas, las direcciones (poco colectivas) entienden como lógico ir a buscar a otras personas.

Se supone que la creación de un partido político tiene como sustento el interés de representar una alternativa distinta a las agrupaciones partidarias existentes. En su condición de aspirante a cargos públicos cuenta con propuestas de línea y acción política, así como un número determinado de afiliados. Tras cumplir ciertos requisitos, la institucionalidad le reconoce su capacidad para actuar como intermediario entre sociedad civil y Estado; en otras palabras, para mantener vínculos con la ciudadanía e incidir en las entidades estatales a fin de hacer realidad los intereses de los conglomerados que dice representar. A partir de tal relación, los políticos van ganando presencia que, al cabo del tiempo, puede o no mostrar sus potencialidades para competir electoralmente.

Si el razonamiento para invitar a alguien a representar una opción política es la capacidad económica: eso se llama negocio. Si para dar el registro de candidaturas a la Presidencia o Vicepresidencia de la República no importa que los aspirantes hayan levantado banderas de distintos partidos: ello deslegitima principios como la ética y la coherencia política. Mientas que si el criterio es convocar a alguna personalidad, sin que importe la identidad política e ideológica.

Los partidos políticos de derecha siguen predominando en Guatemala, los cuales con diferente intensidad defienden las propuestas neoliberales. En su afán de mostrarse como “modernos”, ignoran los estragos que las mismas están provocando en otros países. La opción de izquierda poco figura en la escena. Ello no tiene por qué inhibir la defensa de los derechos, habría que considerar que en esta coyuntura se abren condiciones para el debate ciudadano, la difusión de agendas, la revisión de la trayectoria de mujeres y hombres candidatos, la fiscalización de las organizaciones partidarias.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.