Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Bush no merece una columna
Por Rosalinda Hernández Alarcón - Guatemala, 3 de marzo de 2007

El rechazo de su visita a Guatemala.

La próxima llegada del Presidente de Estados Unidos trae a la memoria imágenes de muerte, abuso, odio, venganza...

El imperialismo yanqui inevitablemente se vincula a escenas de niños muertos, pequeños mutilados, mujeres sacudidas por el dolor debido a la pérdida de familiares, hombres devastados por la destrucción, ciudadanos que sufren la invasión de sus territorios. Antes fue Vietnam, hoy Irak y Afganistán.

De igual manera es imposible desligar la figura del gobernante estadounidense que construye kilómetros de muro en la frontera. Dicha valla representa, más allá de la intromisión a tierras mexicanas, la cerrazón para aceptar la legitimidad de las migraciones. Cuerpos inertes, ultrajados, descompuestos, hombres esposados, mujeres maltratadas, nada importa a las fuerzas de seguridad del Tio Sam (públicas y privadas) respetar la dignidad humana, todo se justifica. A las personas migrantes se les utiliza o se les convierte en delincuentes, según su antojo.

El primer mandatario gringo tiene para este país además otras dramáticas remembranzas por el papel que jugaron la Casa Blanca y la CIA en derrocar al gobierno de Jacobo Arbenz, hecho que es un parteaguas histórico por haberse enraizado un supra-poder militar, aún presente, que coarta libertades, genera terror, mutila instituciones civiles y violenta las aspiraciones democráticas.

Antes se pensó que su viaje a tierras guatemaltecas buscaba que el Presidente de Estados Unidos limpiara su cara ya que sus asesores de imagen le sugerían que se le viera como un estadista mundial y no solo como el promotor de la guerra y la xenofobia. Pero de inmediato demostró que su interés de arribar a Guatemala es venir a regañar, con la prepotencia que lo caracteriza, que el decomiso de drogas no se está realizando de acuerdo a sus expectativas. Y sabe bien que eso puede hacer porque la diplomacia gubernamental tolera eso y otras cosas.

Las personas damnificadas por el Tratado de Libre Comercio y otras gamas de la política neoliberal nada tienen que festejar, nada tienen que aplaudir, ni esperar del visitante no deseado. Las personas que vemos con desagrado su llegada nos encontraremos hoy a las 11:00 de la mañana frente a su embajada, los invitamos la Asociación La Cuerda y el Colectivo Madre Selva.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.