Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Interesante debate la cuestión agraria
Por Rosalinda Hernández Alarcón - Guatemala, 19 de mayo de 2007

Quizás las exposiciones les permitan ampliar sus miras tan cortas.

Los políticos que ubican como problema principal la inseguridad y se promocionan como verdaderos adalides del combate al crimen organizado, muestran una visión muy reducida de la problemática social en Guatemala. La delincuencia, corrupción y violencia no son de generación espontánea, existen problemas estructurales que las alientan, tipos de gestión pública que las fomentan y encubren, además grupos de poder que las utilizan como mecanismos de control e inhibidor de rebeldías ciudadanas. Es decir, la inseguridad no disminuye con promesas electoreras, con uno o tres dedos levantados, manos duras o blandas ni con cambios de maquillaje de instituciones y funcionarios.

Reducir los índices de delincuencia, corrupción y violencia pasa necesariamente por resolver, entre otras cosas, la falta de oportunidades para el acceso al trabajo, educación y salud de calidad, así como alternativas a la problemática urbana y rural y las distintas formas de opresión que sufren las mujeres y los pueblos indígenas.

En este país es dramática la situación que atraviesan las personas pobres, sobre todo las que viven en el campo y son indígenas. Guate-Solidaria, Guate-Crece, Guate-Compite, Guate-Verde, etcétera, han resultado un fiasco si se comparan con las demandas de las familias campesinas. En la tónica de algunos aspirantes a gobernar este país sigue la misma orientación que oscila entre el asistencialismo para los más jodidos y los privilegios para empresarios exportadores, sin tomar en cuenta a las y los micro y pequeños productores, quienes al carecer de recursos se les niegan las posibilidades de ejercer su autonomía como sujetos de transformación.

En este marco, resulta interesante abordar la cuestión agraria a la luz de experiencias en otros países, con enfoque étnico y de género, en un momento en el que las orientaciones neoliberales amenazan a las pequeñas economías campesinas, en tanto le dan preeminencia al mercado sobre los valores de justicia social.

Avancso, junto a otras instituciones de estudios, ha organizado el seminario La cuestión agraria en el contexto latinoamericano, el 21 y 22 de mayo en La Antigua Guatemala. Entre las ponencias de especialistas que, bien harían en escuchar los candidatos presidenciales, se les recomienda el papel del Estado y las políticas públicas, disposiciones en el marco del neoliberalismo, conflictividad, migraciones, nuevos paradigmas en el desarrollo rural… Quizás las exposiciones les permitan ampliar sus miras tan cortas, tomando en cuenta la importancia que tiene en este país la población rural y la profunda situación de desventaja que viven las campesinas.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.