Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El clientelismo político
Por Rosalinda Hernández Alarcón - Guatemala, 22 de septiembre de 2007

¿Cómo están buscando la UNE y el PP el voto femenino?

En la presente campaña electoral, versión segunda vuelta, sobresalen los enfoques clientelistas utilizados por políticos tradicionales y funcionarios gubernamentales conocidos por su falta de compromiso social. Esta forma de hacer proselitismo se caracteriza por ganar votos mediante el trueque (pago), en lugar de obtener adeptos a planteamientos políticos que se concretan en planes de Gobierno. La mala costumbre de pedir el voto a cambio de una canonjía económica encuentra campo fértil no solo por la pobreza y la miseria de potenciales votantes (quienes tienen escasa experiencia en el ejercicio de su ciudadanía), sino porque se considera válido y supuestamente democrático solicitar votos a quienes dicen o representan sectores sociales, como son los alcaldes.

Un conglomerado social codiciado durante varios procesos electorales en Guatemala ha sido el que integran los ex paramilitares Patrulleros de Autodefensa Civil (PAC). Estos han recibido, a través de sus caudillos, promesas de variados partidos, entre ellos: la Gana, el FRG, la UNE y el PP, y las siguen escuchando aunque el esperado pago se haya disminuido en monto o transformado en especie no solicitada (arbolitos). Así, estos dirigentes siguen abrogándose la representatividad para prometer votos, lo que demuestra qué poco interesa que se cumplan los compromisos establecidos con los políticos una vez sean Gobierno.

Por ello, se destaca como información relevante el hecho que el general retirado Otto Pérez Molina concrete alianzas con los dirigentes de 5 mil ex PAC de Petén. Seguramente el PP seguirá ufanándose de otros pactos parecidos, como igual puede suceder con la UNE.

Tras un década de la firma de la paz, seguir reconociendo la identidad a una estructura paramilitar, señalada de cometer innumerables casos de violaciones a los derechos humanos, a la que se incorporaron de manera obligada miles y miles de guatemaltecos (principalmente indígenas y campesinos) representa aceptar como válida la actuación de ciudadanos en actividades contrainsurgentes. Ya es tiempo de que esas estructuras, como las PAC, tengan que formar parte del pasado, en lugar de seguir dándoles vigencia. El ejercicio de la ciudadanía pasa por reconocer la autonomía de las personas y por el respeto a las formas organizativas socio-políticas ajenas a cualquier rasgo autoritario, como fueron las PAC.

Poner en el centro la obtención de votos entre los alcaldes y los caudillos de las ex PAC demuestra, además, un enfoque machista. Hasta qué punto Colom y Pérez están convencidos que si convencen a los hombres, por extensión las respectivas compañeras de hogar harán lo mismo. Es decir, si el marido está conmigo entonces su esposa también.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.