Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Mujeres como sujeto
Por Rosalinda Hernández Alarcón - Guatemala, 11 de noviembre de 2007

Ubicarlas solo como integrantes de familia es retardatario.

Representantes de organizaciones de mujeres han empezado a manifestar su preocupación por uno de los ejes de acción defendido por el partido ganador en estas elecciones presidenciales, y que se refiere a la conservadora visión de identificar como beneficiaria de políticas públicas a la familia.

Ello significa hacer invisibles a las mujeres y, por tanto, ignorar sus derechos específicos. No en balde, el movimiento feminista internacional califica de fundamentalistas las acciones o legislaciones que anteponen otros sujetos en detrimento de las mujeres.

Ellas manifiestan una fuerte crítica por los escasos avances que existen en Guatemala para reconocer a las campesinas como sujetos políticos y económicos. En lo que sin duda tienen razón. Solo basta señalar el Fondo de Tierras, que reconoce a las mujeres solo como copropietarias si son madres o tienen hijos; es decir, excluye a las madres y a las solteras sin hijos a ser propietarias.

Considero importante resaltar algunas de las consideraciones de estas actoras con un cúmulo de experiencias en la construcción de políticas públicas, en su condición de integrantes de la sociedad civil y como representantes de la institucionalidad. Ellas aseguran que cuando se otorga la copropiedad a las campesinas sin que ellas se empoderen ni ejerzan su autonomía, las supuestas beneficiarias difícilmente podrán ejercer sus derechos como mujeres.

Durante un intercambio de opiniones, junto a la feminista holandesa Doni Meertens, estudiosa del desarrollo rural y problemática de la tierra en Colombia, también coincidieron en cuestionar que las mujeres en las políticas públicas solo sean reconocidas como sector vulnerable, lo que tampoco protege sus derechos económicos, sociales y culturales.

En la presentación de la experiencia colombiana cabe destacar algunos puntos, con los que coincido totalmente, por ejemplo la demanda de acceso a la tierra es muy limitada si en ella no se incluye el acceso a la propiedad y a otros recursos, en el entendido que ellas sean valoradas como sujetos productivos y sujetos de cambio hacia la igualdad.

La ideología campesina tradicional considera como “natural” que los hombres sean los propietarios, ya que en su imaginario no conciben que en los títulos solo figuren los nombres de ellas. Ello tiene un referente en la lógica que la independencia económica es la base de la independencia política. El acceso a recursos crea condiciones para que los seres humanos ejerzan su libertad y la exclusión los hace dependientes.

Fuente: www.elperiodico.com.gt - 101107


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.