Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Optimismos sin fundamento
Por Renzo Lautaro Rosal - Guatemala, 6 de diciembre de 2007

Nuestro sistema bancario hoy es más precario que lo era antes.

Noto alta dosis de optimismo dentro de los sectores económicos dominantes. Aún están obnubilados por una fiesta que les ha redituado enormes ganancias en los últimos años.

Creen que este ambiente será eterno, o al menos durará por mucho tiempo. Creen que nuestras especiales condiciones nos harán casi inmunes a los posibles e inminentes embates producto de los ambientes recesivos en Estados Unidos.

En esta trampa están cayendo, como efecto dominó, actores y sectores que uno esperaría que tuviesen un manejo de información y de escenarios de mejor calidad. Toda fiesta, por mucho que ha sido extensa y con buenos resultados, no dura para siempre.

La propia institucionalidad de gobierno involucrada directamente en estos temas, que también había planteado tan promisorios escenarios, está dando pasos más cuidadosos. El propio Banco de Guatemala planteó, hace pocos días, ciertos elementos que podrían modificar el ambiente macroeconómico nacional. Esto ya es un avance.

Pero sigue preocupando, sobremanera, la forma tan conservadora como estamos queriendo ver el mundo y nuestra realidad nacional. Queda la duda de si las élites económicas aún no logran mirar este escenario, o es que sus propios recursos ya están resguardados fuera del país.

En materia de indicadores, aún cuando nos han llenado de información sobre la relativa estabilidad económica, el gobierno saliente está dejando una deuda flotante mayor, inclusive, a la dejada por el gobierno del FRG. Nuestro sistema bancario hoy es más precario que lo era antes.

El marco de control de la Superintendencia de Bancos y de la propia Junta Monetaria deja mucho que desear.

Nuestra economía, contrario a lo que era hasta hace algunas décadas, está sobreexpuesta a los vaivenes y lógicas de la política y economía internacionales; tenemos un sobreabuso en el uso de figuras como los fideicomisos; es previsible un primer momento de ajustes desde la industria de la construcción y los servicios inmobiliarios; el afamado sector turístico atrae, mayoritariamente, a mochileros y aventureros. En resumen, suma de factores adversos que requieren lecturas de conjunto. Urgen ejercicios de análisis de riesgo.

Contra muchas apuestas, el manejo de la información, de la construcción de posibles escenarios y de manejo del riesgo sigue siendo precario. Seguimos en el mundillo de la administración de lo cotidiano, de lo puramente coyuntural, de cómo incrementamos las ganancias por encima de lo posible y de lo real, dentro de un escenario artificial creado por sí mismo y solo para “justificar” lo conservador de nuestro pensamiento.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.