Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Criminalidad y consistencia
Por Renzo Lautaro Rosal - Guatemala, 20 de diciembre de 2007

La reciente publicación del PNUD “Informe Estadístico de la Violencia en Guatemala” aporta elementos básicos para futuras decisiones públicas: Guatemala es el país más violento de Latinoamérica, después de El Salvador y Honduras; la ciudad de Guatemala es más violenta que la suma de lo que sucede en Río de Janeiro, Bogotá, Distrito Federal (México) y Nueva York.

Son más violentos los municipios no indígenas y menos pobres. El municipio de Guatemala forma parte de los 15 municipios más violentos, siendo el último en la lista; le anteceden 14 municipios con mayores tasas de homicidios.

El entorno familiar esconde a víctimas y victimarios (auge de la violencia intrafamiliar); víctimas como victimarios son jóvenes (entre 18 y 26 años); hay mayor distancia entre criminalidad y maras. En contraposición, se han fortalecido los mecanismos de organización comunitaria. Entre 1997 y 1999 hubo reducción de la criminalidad.

Por tanto, queda evidenciado una vez más que el tema prioritario a enfrentar por un largo tiempo es el combate de la criminalidad y sus diversas manifestaciones. La pregunta radica en las formas que permitan soluciones permanentes y creíbles, por encima de hechos mediáticos que responden a lo superficial, y no a lo estructural.

Tenemos ante nosotros un proceso permanente de escalada de violencia. Ejemplo de ello fue el violento enfrentamiento sucedido en la madrugada del pasado domingo. La percepción generalizada ha sido de buenos resultados y eficacia en el operativo.

Sin embargo, lo sucedido evidencia que hay una alta operatividad del Ejército, superior al manejo aún precario de la PNC. Seguramente la angustia ciudadana apuesta por resultados, no importando su procedencia ni costo. Esto es un riesgo que no superará el corto plazo. Se debe cambiar la percepción creada al contraponer derechos humanos y lucha contra la criminalidad. Corresponde al Estado dar respuestas no improvisadas ni ocasionales.

Es fundamental fortalecer los mecanismos de inteligencia civil. Sólo mediante una alta operatividad y manejo de información de calidad se reducirá la alta capacidad planificadora y operativa del crimen organizado. Entre más complejo el problema a resolver, mayor la necesidad de información estratégica. No es posible enfrentar esta prioridad si la cobertura en los 15 municipios más violentos es mínima.

Este es el tema de entrada del gobierno entrante. Las expectativas de la población están basadas en ello. Las primeras acciones son fundamentales para afianzar un gobierno que está revestido de confianza, la cual durará en la medida que haya resultados visibles y consistentes

Fuente: www.prensalibre.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.