Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Dónde están?
Por Ricardo Marroquin - Guatemala, 22 de junio de 2007

"Después del secuestro dimos parte a las autoridades, y se estuvo como tres meses en campo pagado por radios y todo, pero nada. Después ya no hemos podido hacer nada. Nosotros talvez esperamos que un día regrese."
Testimonio del informe "Guatemala Nunca Más".

El 21 de junio de 1980, 28 integrantes de la Central Nacional de Trabajadores (CNT) fueron desaparecidos por agentes del Estado. Hoy, 27 años después del hecho, ninguno de sus cuerpos ha sido recuperado por sus familiares. Sus compañeros y compañeras de trabajo insisten en que sufrieron la tortura, violación y ejecución por parte del gobierno militar de turno.

A diez años de los Acuerdos de Paz, diversas organizaciones de derechos humanos lograron hacer eco de las denuncias planteadas durante varias décadas y finalmente, para la ocasión, se conmemora el Día Nacional contra la Desaparición Forzada.

De acuerdo con el informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico y el Informe "Guatemala Nunca Más", alrededor de 50 mil personas fueron desaparecidas durante el conflicto armado interno. El CEH estima que el 97% de los casos fueron realizados por elementos del Estado y alcanzaron cifras récord durante los gobiernos de Romeo Lucas García y Efraín Ríos Montt.

En Uruguay, donde también se reportaron cientos de violaciones a los derechos humanos con firma castrense, el presidente Tabaré Vásquez, asistió a un acto multitudinario para conmemorar el día "Nunca Más", destinado a reivindicar a las víctimas de la dictadura y a establecer el compromiso de la reconciliación.

En nuestro país, las cosas van muy diferentes. En Argentina y Uruguay, que también sufrieron de la represión militar, los gobiernos han impulsado el esclarecimiento de las desapariciones forzadas y, pala en mano, lograron localizar varias fosas comunes que los militares prepararon para esconder a sus víctimas.

El presidente Óscar Berger no asistirá a ninguna actividad relacionada con el tema. No es que su agenda se haya complicado. Nuestro mandatario responde a un plan de olvido e impunidad establecido contra las víctimas de las masacres, ejecuciones, violaciones, desapariciones y asesinatos cometidos por el Ejército.

Desde diferentes puntos se acusa a los militares por los golpes contra el movimiento sindical, campesino, estudiantil e intelectual que amenazaban los intereses del sector empresarial, pero la reparación se ha limitado a un cheque por 20 mil quetzales sin ningún proceso judicial concluido.

Los planes represivos lograron su objetivo. La cultura del miedo ha persistido con la impunidad. Hoy todavía se busca la indeferencia de la población por los asuntos políticos. Varias estrategias, como la desaparición forzada, fueron utilizadas por el sector poderoso del país para callar nuestras bocas y para obligarnos a inclinar la cabeza.

La reconciliación no se trata de un borrón y cuenta nueva como algunos se atreven a proponer. Los nacidos después del 85, con la nueva Constitución Política de la República, también exigimos verdad y justicia por las atrocidades cometidas durante el conflicto armado. "Sólo el que conoce la historia y busca la verdad es hijo de la paz", declaró el padre católico Mauro Verzelletti.

Fuente: www.lahora.com.gt - 210607


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.