Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

No entiende
Por Ricardo Marroquin - Guatemala, 30 de noviembre de 2007

El mundo al revés nos enseña a padecer la realidad en lugar de cambiarla.
Eduardo Galeano, escritor y periodista uruguayo


En la mañana del pasado 16 de abril la encontraron entre unos matorrales tirada como cualquier cosa. Al principio, cuando el reloj fue un poco más allá de la hora en que acostumbraba llegar, la buscaron en las casas de sus pocas amistades. Luego fueron por los hospitales y la morgue pero el esfuerzo de toda la noche fue en vano.

Los bomberos que hallaron el cuerpo reportaron las mismas señales de violencia que presentaron las otras tres mil mujeres asesinadas durante los últimos años. La fiscalía encargada de la investigación no le puso tanta atención al caso y su nombre se transformó en un número más del archivo.

Me bastó conocer la naturalidad con que hablaba y escucharle la sonrisa en varias ocasiones, me bastó saberla hermana de una de mis amigas y me bastó compartir el dolor de la familia la trágica noche de su desaparición para que la irresponsable campaña publicitaria de MD me pusiera la piel de gallina. En realidad, MD no entiende.

Nunca me pregunté si Pamela tenía los zapatos puestos cuando su mamá la reconoció en una de las camillas de la morgue.

Así como la publicidad tiene la libertad de utilizar el lenguaje como le venga en gana, también se ha permitido el derecho de mofarse de uno de los peores flagelos que se reportan en nuestro país.

En reiteradas ocasiones organizaciones de mujeres han insistido en la necesidad de reconocer que en Guatemala existe feminicidio, un término acuñado por la teoría feminista para identificar los asesinatos recurrentes de mujeres por su condición de sexo y que quedan en total impunidad.

Las agencias publicitarias saben poco de problemas sociales y se constituyen como fábricas de ilusiones cuyo principal objetivo es crear necesidades y negar los problemas que afectan a la sociedad.

El 80 por ciento de la población que vive en la pobreza y en la pobreza extrema tiene el derecho de observar espléndidos platos de carne asada, celulares con la capacidad de una computadora, casas del mismo color y diseño con seguridad privada y automóviles último modelo. Todo fuera de sus posibilidades económicas.

En esta ocasión la agencia Ogilvy fue más lejos y además de ofrecer calzado que puede ajustarse perfectamente al color de las carteras, mostró su total desprecio e indiferencia al dolor de las familias de las mujeres asesinadas.

Quizá, además de su indiscutida falta de tacto y ética, esta industria de la mentira y de la venta se apoyó en la apatía generalizada de la población guatemalteca ante este tipo de violencia.

"Les voy a demostrar a estas pisadas que eso del feminicidio no existe", indicó un periodista que cubrió la presentación del Plan Nacional de Prevención y Erradicación de la Violencia Intrafamiliar y Contra las Mujeres en el Ministerio de Gobernación. ¿Entonces?

Fuente: www.lahora.com.gt - 291107


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.