Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Fin de año
Por René Poitevin - Guatemala, 23 de diciembre de 2005

Piense que sobrevivió un año más, pese a vivir en Guatemala.

Amable lector, sírvase una tasa del buen café de nuestra tierra, de ese cuyo aroma nos extasía y siéntese cómodo para meditar un poco sobre todo lo que hizo este año y sobre todo lo que quiso hacer y por alguna razón no pudo.

No se amargue a pesar del Stan, de los políticos y candidatos, y a pesar de los delincuentes que es casi lo mismo; pero sobre todo, a pesar de la certeza de que el futuro no se avizora ni seguro, ni con menos confrontación, pero no se amargue.

Recuerde que durante este año a lo mejor consiguió comer tres tiempos, lo cual es ya una excepción frente a otros muchos.

Piense que sobrevivió un año más, a pesar de vivir en Guatemala, y eso no es poca cosa. Seguramente también algo bueno habrá sucedido en su familia: quizá alguna vez, durante este año que ahora termina, tuvo la ocasión de conversar con algún joven optimista y sintió de nuevo la esperanza; recuerde que este año aparecieron algunos libros que sí valió la pena leer, y que pudo escuchar buena música, en un país y en unos tiempos en que ser culto es un baldón y un estigma social muy difícil de llevar. Pero no se sienta inútil y despreciado, por allí hay gente que todavía piensa y cree que estas cosas valen.

Es casi seguro que alguien a quien usted quiere se está educando, está aprendiendo y madurando a ojos vista, aunque sea una excepción en un país donde la ignorancia se cultiva y es socialmente gratificada, donde “ser listo” y de paso pisotear a los demás es un acierto.

Es fin de año, y es época de buenos propósitos, propóngase realizar algo que todavía no haya hecho, sueñe, sea optimista, crea en el sistema y en Santa Claus, mientras otros, los “listos”, hacen negocios y se aprovechan de la inercia del soñador. Crea en algo, crea en todo lo que le dicen y consuma, consuma y espere así, ser feliz.

Emprenda algo, el mercado está lleno de incautos y consumidores insatisfechos y si sabe moverse sin escrúpulos, puede hacerse rico. ¡Quién sabe! Busque socios, ahora hay mucho dinero en circulación, pero eso sí, por favor no pregunte su origen.

No sea pesimista, ni se le ocurra pensar que la humanidad se volvió loca, y que el odio está por todas partes, no. Confórmese, confíe, crea, sueñe, tenga fe en que las cosas van a cambiar ¡y vaya si no van cambiar!

En fin, espere ciegamente a que el nuevo año sea mejor.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.