Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cifras y datos
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 17 de noviembre de 2004
rosalesarroyo@intelnet.net.gt

En los correos electrónicos que he recibido recientemente encontré un buen número de cifras y datos de interés que me propongo compartir con los lectores. Me parecen de lo más ilustrativo, reflejan en toda su dimensión los grandes contrastes y desajustes existentes y algunos de los rasgos que caracterizan a nuestra época.

1. - En América Latina hay 250 millones de pobres, de los cuales 98 millones viven en condiciones de extrema pobreza. En contraste, son unos cuantos los multimillonarios que poseen --cada uno-- más de 1,000 millones de dólares de fortuna personal. Según un informe de la ONU de 2002 el uno por ciento más rico de la población mundial tiene ingresos iguales al del 57 por ciento más pobre. A unos 487 individuos se les considera como los "dueños del mundo". En América Latina hay unos 22 multimillonarios que están detrás de todo lo que en el Continente acontece. Así lo refiere el periodista chileno Hernán Uribe al comentar un libro revelador: "Los dueños de Venezuela" de Ernesto Carmona quien anteriormente ya había publicado "Los dueños de Chile".

Según Frei Betto, los norteamericanos Bill Gates, Paul Allen, Warren Buffet y Larry Ellisson poseen juntos una fortuna "superior a la del PIB de 42 naciones con 600 millones de habitantes". Tres jugadores de fútbol del Real Madrid (el brasileño Ronaldo, el inglés Beckham el francés Zidane) reciben en concepto de salarios anuales la cantidad de 42 millones de dólares, suma que equivale "al presupuesto anual de la capital de El Salvador, con cerca de 1.8 millones de habitantes". Frei Betto considera que hoy se puede hablar de cuatro economías: la economía de la necesidad, la economía de la suficiencia, la economía de la superficialidad, y la economía de la opulencia.

Unos 4,000 millones de personas (que equivalen a las dos terceras partes de la población mundial) viven inmersos en la economía de la necesidad. Refiriéndose a la economía de la suficiencia Frei Betto afirma que esta "habrá de predominar cuando se hayan reducido las desigualdades y la humanidad conquiste la paz como parte de la justicia". La economía de la superficialidad, dice, es aquella en la que el producto de hoy se vuelve desechable mañana. La tecnología conquista al consumidor por el aspecto del producto. Es lo que sucede con el consumo de vehículos de paseo "cuya estética atrae más a los compradores que la potencia del motor". Por su parte, la economía de la opulencia se basa en la riqueza, la fama y el poder. Es la economía que está al alcance de "un pequeño grupo de privilegiados que hace de su consumo superfluo una forma de ostentación". Para Frei Betto quienes están en este privilegiado grupo de la opulencia, fetichizan la mercancía, idolatran el mercado y controlan el poder.

2. - Hay otras cifras y datos de por sí interesantes. En las recientes elecciones en Estados Unidos George W. Bush no sólo derrotó a Kerry en el Colegio Electoral sino que lo superó por un margen superior a las 4 millones de votos en todo el país. Los republicanos aumentaron su mayoría en el Congreso y el número de votantes en 11 Estados que se pronunciaron a favor de prohibir los matrimonios entre personas del mismo sexo. O sea que los republicanos "barrieron en la elección del 2004, a pesar de la extrema polarización de la población del país", como lo señala la izquierda estadounidense. La pregunta que esto plantea es ¿a quién culpar por la victoria de Bush? Las primeras conclusiones provenientes de la izquierda estadounidense indican que la culpa de ello la tiene la propia población de Estados Unidos. Es hora de advertir, apuntan, que "la principal línea divisoria en el mundo de hoy no es entre la élite de Estados Unidos y su pueblo, o entre la élite de Estados Unidos y los pueblos del mundo". Es, afirman, "entre el pueblo de Estados Unidos y el resto del mundo".

En la victoria de Bush cuenta mucho analizar quiénes fueron los votantes que se inclinaron a su favor. Según una encuesta de salida de urna realizada por CNN, un 23 por ciento de los gays votó por Bush. Lo mismo hizo el 36 por ciento de los miembros de los sindicatos. Un 42 por ciento de los que ganan entre 15 mil y 30 mil dólares votó por él. El 11 por ciento de los negros también votó por Bush, así como también el 44 por ciento de los latinos.

En opinión de Sharon Smith quien escribe para Socialist Worker, es tiempo de evaluar lo acontecido y tener en cuenta que "la conciencia de la masa no es un estado mental permanente, sino algo que se encuentra en condición de cambio continuo. Cuando existe una izquierda fuerte y que se hace oír, y los movimientos crecen basados en la lucha, la conciencia de la masa cambia". Sin ningún comentario por mi parte, me quedo hasta aquí.

Estracto tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.