Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Una vez más sobre un mismo asunto
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 20 de abril de 2005
rosalesarroyo@intelnet.net.gt

La visita a Guatemala del señor Donald Rumsfeld, secretario estadounidense de la Defensa, se informó con la mayor de las reservas. Cuando el 18 de marzo la Cancillería guatemalteca informó algo al respecto, se limitó a decir que se trataría de "una visita de cortesía para demostrar que las relaciones están en un momento inmejorable". Se hizo referencia, además, a que el señor Rumsfeld se podría entrevistar con el presidente Óscar Berger, con el canciller, Jorge Briz, y con el ministro de la Defensa, general Carlos Aldana Villanueva. La información periodística que se refirió a esta noticia reveló que "Estados Unidos ha mostrado su preocupación con que los pandilleros juveniles puedan ser infiltrados por organizaciones criminales como el terrorismo internacional".

Este tema, es decir, el de las pandillas juveniles, según fuentes del Organismo Ejecutivo, podría surgir en el curso de las conversaciones aunque no estaba incluido en la agenda convenida. La Cancillería guatemalteca, por su parte, refirió que el tema de la ayuda militar de Estados Unidos al Ejército de Guatemala tampoco sería tratado ya que era un tema superado. "La ayuda -se dijo- ya se reinició". En aquella fecha, la Embajada de Estados Unidos en Guatemala "no confirmó la visita de Rumsfeld al país". Por razones de seguridad, el Departamento de la Defensa de Estados Unidos no suele dar mayor información sobre los viajes del Secretario del Pentágono.

Cuatro días después, el 22 de marzo, se publicó que la ayuda militar estadounidense a Guatemala no había sido todavía reanudada. El anuncio de su reanudación -se dijo entonces- podría anunciarse "cuando el secretario de la Defensa, Donald Rumsfeld, visite a Guatemala". El coronel Walfre Estrada, jefe del Departamento de Información y Divulgación del Ejército de Guatemala, por su parte, expresó que la referida ayuda ascendería a 3.2 millones de dólares y que serviría "en su mayoría para reparación de naves". Esta suma, según lo publicado en El Periódico el pasado 22 de marzo, podría distribuirse de la siguiente manera: 2.2 millones de dólares para mejorar y mantener la flota de aviones A37 y helicópteros Bell asignados para combatir el tráfico de drogas, 700 mil dólares para mejorar la capacidad de comunicaciones de las lanchas rápidas decomisadas y mejorar la logística de la Marina de Guatemala, y 300 mil dólares para equipar a las fuerzas guatemaltecas de paz.

En ese marco de información periodística, el señor Rumsfeld llegó a Guatemala el jueves santo, 24 de marzo, en horas de la tarde, y se fue el viernes santo, 25 de marzo, en horas del medio día. Durante su estancia se entrevistó -tal como fuera informado en su oportunidad- con el presidente Berger, con el canciller Briz, y con el general Aldana Villanueva. En mi columna del miércoles 30 de marzo me referí a esa visita y si ahora vuelvo sobre el mismo asunto es porque a la ya realizada habría de seguir otra no menos importante. En efecto, durante los días 14 y 15 de abril recién pasados, tuvo lugar en Antigua Guatemala, la VI Conferencia Centroamericana Sobre Seguridad y que reúne a los jefes de las fuerzas armadas de Centroamérica. En esa reunión regional estuvo presente y participó el general Bantz Craddock en su calidad de jefe del Comando Sur de Estados Unidos.

El Ministro guatemalteco de la Defensa, al evaluar la visita del señor Rumsfeld, expresó haberla visto "como un esfuerzo en la visión de seguridad que Estados Unidos tiene en la región y en los intereses de ese país en su área de influencia. Guatemala -agregó-, por su ubicación es geoestratégica en el terreno de la seguridad". Para el general Aldana Villanueva, la frontera sur de Estados Unidos ya no está en el norte de México "sino en nuestros 964 kilómetros de frontera con ese país". En su opinión, "el concepto de soberanía es más abierto, menos la letra muerta a la que estábamos acostumbrados y por eso las fuerzas armadas tienen que orientarse más al asunto de seguridad". Aseguró, igualmente, que en el caso concreto de Guatemala "se hace necesario legislar para que las fuerzas armadas apoyen en la seguridad ciudadana". Además, aseveró que "tenemos que estar mejor preparados para actuar en cualquier momento" y que el señor Rumsfeld vino a Guatemala a hacer "una verificación inicial de lo que hacemos y a dónde vamos, para poder dar un espaldarazo a los esfuerzos militares". Así lo expresó en la entrevista que publicó el ya mencionado matutino el pasado lunes 28 de abril.

Respecto a la VI Conferencia de los Ejércitos Centroamericanos, celebrada con la presencia y participación del comandante del Comando Sur de Estados Unidos, el diario La Hora, en su edición del pasado día, 14 de abril, informó que se trató de una reunión cuya finalidad fue "unificar esfuerzos en el combate al narcotráfico, la inmigración y las maras". En opinión del Ministro guatemalteco de la Defensa, dicha reunión permitió "analizar bajo la supervisión del Ejército estadounidense, en qué capacidad se encuentra cada país para combatir a los nuevos oponentes de la seguridad ciudadana de toda la región, así como fortalecer el área en que se necesita trabajar". Según el general Aldana Villanueva, "los oponentes de cada Estado, pertenecen a la narcoactividad, los inmigrantes y las maras". De acuerdo con lo publicado por el vespertino en referencia, el Ministro guatemalteco de la Defensa expresó la disposición de los Ejércitos del área de accionar "en contra de esos antisociales, en la medida en que cada país lo requiera". Agregó, además, que "el apoyo de los norteamericanos, abarca la integración de planes y doctrinas, capacitación en los conocimientos para coordinar los escenarios de combate, limitaciones y alcances de éste, así como el entrenamiento de elementos castrenses en el ámbito regional".


De lo transcrito se deduce que se está frente a una nueva doctrina militar que identifica los peligros y enemigos principales a combatir, los recursos materiales y humanos de que se dispone y los que necesita cada país y el área, y las limitaciones y carencias que se tienen en logística, equipo y operatividad. Esta nueva doctrina militar, además de que marcha en dirección completamente contraria a lo contenido en el "Acuerdo sobre Fortalecimiento del Poder Civil y las funciones del Ejército en una sociedad democrática", supone e implica una cesión de soberanía y poner a los Ejércitos de Centroamérica al servicio de intereses extraregionales bajo el mando del Comando Sur estadounidense. O sea, que en el marco de ese nuevo escenario configurado para defender los intereses y la seguridad nacional de Estados Unidos, en la práctica, se está retornando a un pasado que parecía ya superado y que dejó tan altos saldos negativos para los pueblos y países del área.

Lo anterior confirma, además, que a los países pequeños como a los nuestros se les están imponiendo tácticas y estrategias que corresponden al proyecto de globalización en escala mundial de la gran potencia del norte y que tiene como su gran objetivo la configuración de un Estado mundial globalizado con características fascistoides. Tal parece que es hacia eso que se quiere llevar al mundo y que gobernantes como los del área centroamericana no alcanzan a advertir los peligros que ello supone y los altísimos costos que una imprevisión como ésta puede llegar a tener para cada país y para Centroamérica en su conjunto. De lo que no parecen tampoco darse cuenta es que en otros países las cosas marchan en otra dirección y es hacia allí a donde deberían encaminarse los esfuerzos nacionales y conjuntos a fin de garantizar una integración latinoamericana y caribeña soberana, solidaria y progresista, y la defensa y salvaguarda de la soberanía e independencia de cada país y del área.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.