Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contra el terrorismo, por la verdad y la justicia
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 1 de junio de 2005
rosalesarroyo@intelnet.net.gt

El día de mañana, jueves 2 de junio, se instalará en el Palacio de las Convenciones de La Habana, Cuba, el encuentro internacional Contra el terrorismo, por la verdad y la justicia, denominación que utilizo para darle título a mi columna de esta semana. Este importantísimo encuentro internacional durará dos días y se espera la asistencia de unas 200 personalidades de alrededor de 50 países. La convocatoria corrió a cargo del Capítulo cubano de la red de redes En defensa de la Humanidad y está dirigida a los intelectuales, artistas, líderes sindicales, luchadores y luchadoras sociales, parlamentarios y parlamentarias y dirigentes políticos de Latinoamérica y el Caribe y de otras regiones del mundo. Por su importancia me permito transcribir seis de los ocho párrafos de la referida convocatoria y que textualmente dicen lo siguiente:

1. - "Durante las últimas semanas --dice el segundo párrafo de la convocatoria--, hemos contemplado con indignación cómo el gobierno de los Estados Unidos, autoproclamado líder mundial de la guerra contra el terrorismo, protege a los autores de monstruosos crímenes en virtud de sus alianzas políticas con los sectores ultraderechistas de Miami y de su probada complicidad con estos hechos.

"La presencia en el sur de la Florida del connotado asesino Luis Posada Carriles, responsable, entre otras atrocidades, del estallido en pleno vuelo de un avión civil que costó la vida a 76 personas, responsable confeso de una cadena de actos terroristas con bombas en numerosos hoteles de Cuba y prófugo de la justicia venezolana, fue desconocida y aún puesta en duda durante meses por las autoridades norteamericanas. Este criminal gozó durante ese lapso de total impunidad, acudió a la prensa y a sus poderosos amigos vinculados al gobierno norteamericano. Sólo después de las reiteradas denuncias de Cuba contra esta evidente doblez y de sus repercusiones en los medios de comunicación, los servicios federales de inmigración y aduanas ejecutaron un simulacro de arresto que no es otra cosa que la continuación de la farsa. Como resultado de esta maniobra, el mayor terrorista del hemisferio occidental ha sido insólita y mínimamente acusado de entrada ilegal al territorio de los Estados Unidos.

"Numerosos documentos de agencias federales, entre ellas la CIA, el FBI y el Departamento de Estado, demuestran inobjetablemente la autoría de Luis Posada Carriles y de Orlando Bosch, quien se pasea hoy libremente por las calles de Miami, en el sabotaje al avión de Cubana en 1976, así como el conocimiento que de ello tenían las autoridades norteamericanas antes de producirse el hecho.

"Bosch y este grupo de terroristas de origen cubano estuvieron implicados, al servicio de la CIA y de la DINA de Pinochet, en el asesinato del canciller chileno Orlando Letelier y de su asistente, la ciudadana norteamericana Ronnie Moffit y del general chileno Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert, y participaron directamente en el montaje y ejecución de la siniestra maquinaria de torturas, desapariciones y asesinatos del llamado Plan Cóndor, en coordinación con la propia CIA y los servicios de seguridad de las dictaduras militares del Cono Sur.

"Casi treinta años más tarde, el gobierno que en nombre de su 'guerra contra el terrorismo' es responsable de un verdadero genocidio en Irak, cuestiona la legitimidad de la solicitud de extradición de un criminal internacional, presentada por las autoridades venezolanas y respaldada por el parlamento y el tribunal supremo de ese país. Más de veinte congresistas norteamericanos han apoyado la extradición mientras crece la repercusión de estos hechos en la prensa de los Estados Unidos.

"Estos asesinos deben ser juzgados y condenados. Los pueblos de Latinoamérica no reclaman venganza, exigen justicia. No hay justificación para el doble rasero ni argumento jurídico para rechazar la extradición de un connotado criminal y el enjuiciamiento de sus cómplices, asalariados por muchos años de la CIA y protegidos de la Casa Blanca, que en otro tiempo garantizara la apacible estancia de Bosch en Miami y hoy impide la extradición de Posada Carriles".

2. - En mi columna de la semana pasada me referí con cierto detalle a la voladura del avión de Cubana de Aviación el 6 de octubre de 1976 luego de despegar del aeropuerto de Barbados. La convocatoria al encuentro internacional a inaugurarse mañana en La Habana abunda en otras acciones criminales y terroristas en que están implicados Luis Posada Carriles y Orlando Bosch y que son, por un lado, parte de la política de terrorismo de Estado que los sucesivos gobiernos de Estados Unidos han implementado contra Cuba desde el triunfo de la Revolución en 1959 y, por el otro, contra la lucha de los pueblos del Continente por su emancipación nacional y social.

Por esta vez, me ocuparé de las acciones terroristas de los gobernantes estadounidenses contra el pueblo y el gobierno cubano.

El Tribunal Internacional Benito Juárez (TBJ), es una instancia ciudadana y de conciencia que se reunió en el Foro Coyoacanense del Distrito Federal, México, durante los días 25, 26 y 27 de abril pasado con el objeto de conocer y pronunciarse sobre los "Actos de agresión del gobierno de EUA contra el pueblo y el gobierno de Cuba".

De acuerdo a la opinión e información del analista e investigador universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, maestro John Saxe-Fernández, publicada en el diario mexicano La Jornada del jueves 12 de mayo en curso, en la sentencia del Tribunal "se presenta una síntesis del programa de guerra económica, comercial y financiera y de terrorismo de Estado desplegado a lo largo de 46 años por demócratas y republicanos por igual" y que "incluye la subversión política, la guerra psicológica, radioelectrónica, las agresiones armadas, ataques terroristas contra civiles, el robo de cerebros y los estímulos a la migración ilegal".

Según la documentación presentada y testimonios recibidos por el Tribunal Internacional Benito Juárez (TBJ), durante los tres días que duró el juicio, se estableció y comprobó que de 1959 a 1997, fueron ejecutados 804 actos de terrorismo, 78 de los cuales fueron bombardeos contra la población cubana que provocaron muertos y heridos. De 1959 a 2003, se cometieron 61 secuestros e intentos de secuestros de aeronaves, y de 1961 a 1996 se llevaron a cabo "58 ataques desde naves marítimas contra 67 objetivos económicos y contra la población". Bajo la dirección y con el apoyo de la CIA, "299 grupos paramilitares integrados por 4 mil individuos" ocasionaron 549 asesinatos y miles de heridos. "Con la introducción del virus de la fiebre porcina africana", se "obligó al sacrificio de medio millón de cerdos". Durante los gobiernos de Reagan y de Bush padre, "se desató en Cuba la epidemia del dengue hemorrágico" que "dejó 344 mil 203 personas infectadas". Está comprobado y consta que en un solo día, el 6 de julio de 1982, hubo 11 mil 400 personas afectadas por esta enfermedad.

3. - Lo anterior es sólo una mínima relación de los crímenes y actos terroristas perpetrados por los gobernantes estadounidenses contra Cuba a partir del primer año del triunfo de la Revolución. En ese marco es que perfectamente cabe la demanda de exigir del gobierno norteamericano la inmediata extradición de Luis Posada Carriles a Venezuela y el enjuiciamiento de Orlando Bosch en Chile.
En opinión del profesor universitario, investigador y periodista cubano, Jorge Gómez Barata, es posible que en el encuentro que comienza mañana en La Habana, "se avance hacia una verdadera estrategia mundial contra el terrorismo y se perciba que la movilización de la opinión pública es una pieza clave en ese empeño".

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.