Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un Tribunal Permanente contra el terrorismo
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 8 de junio de 2005
rosalesarroyo@intelnet.net.gt

Con todo éxito culminó en la noche del pasado sábado 4 de los corrientes, el Encuentro Internacional contra el terrorismo, por la verdad y la justicia y que se celebró en el Palacio de las Convenciones de La Habana, Cuba, a partir del jueves 2. Esta importantísima iniciativa fue convocada por el Capítulo Cubano de la red En Defensa de la Humanidad y contó con la participación de unos 700 invitados de más de 60 países. El Presidente cubano, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, presidió las sesiones durante los tres días que duró el evento. El periódico EL MUNDO de España, definió el encuentro como un "inédito evento transmitido en vivo por la televisión cubana" y que se constituyó en "una especie de juicio político contra el Gobierno de EE.UU. por haber ejercido el terrorismo de Estado en países latinoamericanos con el fin de imponer gobiernos afines a la política de Washington".

Al opinar sobre el encuentro de La Habana, el intelectual cubano Lisandro Otero, destacó que el mismo constituyó un "repaso de las agresiones, embestidas y provocaciones del imperio estadounidense contra los países de Latinoamérica. En todos esos actos delictivos han estado mezclados, de una u otra manera, los cubanos de la mafia miamense. Desde el asesinato contra el presidente Kennedy hasta el crimen del ex canciller chileno Orlando Letelier, el grupo de los Posada Carriles, Novo Sampol y Orlando Bosch ha estado ligado", señaló. Recordó y trajo a cuenta que "los famosos plomeros de Watergate", a cuyo cargo estuvieron "sucias órdenes de espionaje político, eran cubanos de la mafia de Miami".

Destacada atención se le prestó durante el evento al Plan Cóndor, "un proyecto internacional para eliminar a todos los líderes de izquierda y a los pensadores liberales en nuestra América". Se hizo referencia a que en el asesinato del Che Guevara participó "un cubano llamado Félix Rodríguez, quien ya había estado a las órdenes de la CIA en Laos y Vietnam y en el tráfico de drogas". En el evento también se habló de que en el asesinato del Arzobispo de El Salvador, monseñor Arnulfo Romero, participaron los cubanos de Miami. Se hizo referencia, también, a los Escuadrones de la Muerte y a las dictaduras militares del Continente y en ambos casos se les señaló como responsables de los miles de desaparecidos en Argentina, Guatemala y otros países. "Estados Unidos -en opinión de Lisandro Otero- ha sido el mayor promotor del terrorismo mundial y la CIA ha desempeñado un papel en esas provocaciones y en el auge del consumo de estupefacientes que hoy aflige al mundo".

A este respecto, lo que expuso el periodista mexicano Renán Castro de los diarios POR ESTO! de Yucatán y Quintana Roo, es revelador e ilustrativo. En su testimonio ante los asistentes al encuentro afirmó que "el paso del terrorista Luis Posada Carriles por el Estado de Quintana Roo, México" es parte "de una operación peligrosa en grado extremo para todas las naciones del área". Según la información de que disponen estos rotativos mexicanos, para asegurar que Posada Carriles pudiera ingresar en forma ilegal a territorio estadounidense "se utilizó una vía marítima" que es "la misma que utilizan los narcotraficantes para llevar toneladas de cocaína a territorio estadounidense".

En la reunión de clausura el Presidente cubano Fidel Castro Ruz hizo la propuesta de creación de un Tribunal Permanente contra el terrorismo en el Hemisferio Occidental y sugirió se le encargara al Capítulo cubano que convocó al evento para que procediera a elaborar las ideas que hicieran posible la constitución de una instancia de este tipo en Latinoamérica y el Caribe, lo que fue aceptado por aclamación.

"Aludiendo al terrorismo, como esencia de la política imperialista", el máximo dirigente de la Revolución Cubana, "recordó el lanzamiento de bombas nucleares en Hiroshima y Nagazaki", así como también "los actos de crueldad practicados en Vietnam" por las tropas estadounidenses. El mandatario cubano exigió a Estados Unidos "la extradición a Venezuela del terrorista Luis Posada Carriles", demanda que igualmente le planteó a la Organización de Estados Americanos, OEA.

Cuba -dijo el presidente Castro Ruz- es "el país que ha sido capaz de avanzar, porque ha cultivado la inteligencia y hoy posee el mayor número de médicos per cápita en el mundo, uno de los más bajos índices de mortalidad infantil, inferior a la de EE.UU., y una perspectiva de vida que crece cada día". Cuba -agregó- es "un país que tiene una seguridad total en sí mismo y que, por encima de las mentiras, son cada vez más los que creen en Cuba". Expresó, además, que "históricamente Estados Unidos se ha valido de la mentira para alcanzar sus intereses mezquinos". Recordó que Simón Bolívar "previsoramente dijo que ese país parecía estar predestinado por su naturaleza a plagar de miseria la América en nombre de la libertad". Reiteró que los cubanos "nos hemos sentido satisfechos por haber sido leales a nuestros principios, pues con hombres de poca moral no se ganan batallas, ni guerras, ni se hacen triunfar las buenas ideas. Cuando los seres humanos le pierden temor a la fuerza -enfatizó-, la fuerza no existe; cuando los hombres apelan a las ideas, no hay armas que puedan contra ellas", subrayó el mandatario cubano.

Con ocasión del recientemente celebrado encuentro de La Habana contra el terrorismo, el profesor universitario, investigador y periodista cubano, Jorge Gómez Barata, en uno de sus más recientes artículos en que aborda el tema, plantea una serie de ideas y conceptualizaciones que no quiero dejar de transcribir en esta ocasión.

Dice el profesor Gómez Barata que "como promedio han transcurrido alrededor de 20 años desde que las dictaduras sudamericanas dejaron el poder y dieron paso al restablecimiento de democracias castradas, contrahechas y limitadas que hicieron lo que no pudieron hacer las dictaduras: consagrar la impunidad. Antes de hacer que los dictadores se marcharan, el imperio americano que es quien históricamente ha repartido las cartas para este juego político, se aseguró que las nuevas democracias serían generosas y buscarían la concordia antes que la justicia y promoverían cambios con la condición de que todo siguiera igual".

Más adelante llama la atención respecto a que "fueron los jefes de las nuevas democracias los que dictaron las leyes de 'punto final', 'caducidad', 'obediencia debida' y los que llamaron a la reconciliación con olvido, tolerancia e impunidad. El restablecimiento de la democracia en el cono sur de América -agrega-, no estuvo acompañado por una reflexión de fondo acerca de qué hacer para que nunca más renazcan las dictaduras ni por cambios en las bases y en la superestructura de la sociedad que permitieran descartar ese fenómeno. Nada se hizo para suprimir o al menos debilitar el poder de las oligarquías nativas, modificar los esquemas de los partidos políticos que se alternan para que todo siga igual. Ni siquiera se habló nunca de introducir cambios sustantivos en los ejércitos, no sólo en la distribución de puestos en el generalato y en los cuerpos oficiales, sino en la concepción del papel de las instituciones militares. Es trágico decirlo -continúa señalando- pero el terrorismo de estado puede renacer y puede incluso que ya se esté legitimando".

De esa cuenta, la importancia -en mi opinión- de la constitución de un Tribunal Permanente contra el terrorismo en Latinoamérica y el Caribe, que habrá de unir en la acción a los pueblos y países de nuestro Continente a fin de detener este flagelo, acabar con la impunidad y porque impere la justicia y la verdad.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.