Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Caracas, 8 de agosto de 2005
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 10 de agosto de 2005
rosalesarroyo@intelnett.com

El título para la presente columna, no lo escogí al azar. Tiene el deliberado propósito de que me sirva de referente para ocuparme de dos acontecimientos --en mi opinión-- de suyo importantes. El primero se refiere a los resultados iniciales que para esa fecha se tenían de las elecciones que tuvieron lugar el domingo en Venezuela. El segundo, tiene que ver con el XVI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se inauguró, precisamente, en la tarde de ese lunes en Caracas.

Me llama mucho la atención que sea tan poco lo que en el país se informa de las referidas elecciones. También debo resaltar el hecho de que los resultados de las mismas se tergiversen en cuanto al porcentaje de abstención. Al parecer --para los medios locales-- dichos comicios no llegan a tener ninguna importancia informativa. Sobre la apertura del XVI Festival Mundial, al menos, hasta la tarde de ayer, nada se había dicho en la prensa escrita guatemalteca.

En un correo electrónico que recibí la semana pasada, leí que en cualquier país los periódicos tienen "sus características, su ideología, sus criterios políticos, sus intereses, su estilo." De ello depende que cada órgano periodístico tenga sus propios lectores, es decir, los lectores que o bien se identifican con las características, ideología, criterios políticos, intereses y estilo del medio (o de los medios que adquieren) o bien los lectores que, con juicio crítico y analítico, se esmeran en darle seguimiento a lo que en ellos es posible leer, se informa y comenta, para saber hacia dónde quieren inducir la opinión de sus lectores. En nuestro caso, me percato que en tres de los órganos de prensa de la mañana y en el único vespertino que circula en el país y que en mi opinión cuenta con la mejor sección internacional de las que aquí se publican, fue muy poco lo que se ocuparon de las ya referidas elecciones en Venezuela, y menos del Festival Mundial.

En lo que a mí respecta y que en la medida de lo posible trato de seguir con atención lo que está sucediendo en Venezuela, considero que las elecciones del domingo pasado y el XVI Festival Mundial, tienen una particular importancia y significación pues son acontecimientos que se dan en un país en el que están teniendo lugar importantísimos cambios que merecen ser estudiados, analizados y sistematizados con seriedad. Sólo a partir de un análisis de este tipo es que será posible prever el rumbo que pudieran tomar los acontecimientos en la propia Venezuela, los países vecinos y en el resto del Continente y el Caribe, así como también en otras partes del mundo.


Tengo en cuenta que las elecciones del domingo es el tipo de elecciones en torno a las que hay que presupuestar un marcado índice de abstencionismo. Sin embargo, quiérase o no, constituyen un indicador importante con relación al comportamiento del electorado, las autoridades que resulten electas y el respaldo que pudieran tener las candidaturas que favorecen, apoyan y están comprometidas con los cambios que están teniendo lugar en la república bolivariana de Venezuela. De la misma manera, son indicadores puntuales y precisos del respaldo, apoyo y participación de las fuerzas que se oponen al gobierno del presidente Chávez y su revolución bolivariana.

Las agencias AFP, DPA y REUTERS hacían énfasis el lunes sobre la escasa afluencia de votantes. Ésta es una verdad relativa, pues si bien la abstención se estimaba en un 68.18 por ciento, en las elecciones del 2000 la abstención había sido mayor todavía en casi siete puntos. En esto, además, hay que tomar en cuenta que se trata de comicios para elegir a 2 mil 389 concejales, 3 mil 207 miembros de juntas parroquiales, el alcalde de Miranda (estado de Carabobo) y el de Achaguas (estado de Apure), así como el gobernador del estado Amazonas. En otras palabras, se trata de elecciones locales que, en general, no atraen mayormente al electorado y que tienen la característica de que el voto no es obligatorio.

Según la AP, líderes políticos opositores y oficialistas (al día siguiente de los comicios) coincidían en que "el oficialismo acaparará la mayoría de los miles de cargos de concejales y miembros de las juntas parroquiales." Con base en cifras preliminares, el Movimiento V República (MVR) y sus fuerzas aliadas, obtuvieron el 80 por ciento de los cargos para concejales y miembros de las juntas parroquiales. El Consejo Nacional Electoral (CNE), por su parte, reportó que la oposición conservó la mayoría de los puestos municipales en Caracas, que el opositor Partido Patria para Todos (PPT), ganó las únicas dos alcaldías a elegir y, además, la gobernatura del estado Amazonas.

En todo caso, y a la luz de los resultados (es decir de la forma como se constituye el poder local en Venezuela) parece que conforme pasan los días, es cada vez mayor el respaldo, apoyo y adhesión de la ciudadanía venezolana a las medidas de contenido social, económico, político e institucional adoptadas por el gobierno revolucionario venezolano y que la correlación de fuerzas al interior del país tiende a favorecer el proyecto bolivariano de emancipación nacional y social, desarrollo y progreso, independencia y soberanía, dignidad y humanismo, solidaridad y justicia, antiimperialismo e integración regional, base y sustento de la vía bolivariana al socialismo del siglo XXI delineada por el presidente Chávez, en las condiciones muy concretas y específicas de Venezuela y el contexto regional e internacional actual.

Respecto a la ceremonia de apertura del XVI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes el pasado lunes 8 y que tiene como lema "Por la Paz y la Solidaridad, luchamos contra el Imperialismo y la Guerra", puede decirse que fue festiva, aguerrida y entusiasta, además de vistosa, emotiva, combativa y solidaria. La inauguración se inició a las 18:00 horas (hora de Caracas) y concluyó minutos después de media noche.

En Caracas se encuentran reunidos más de 15 mil muchachos y muchachas provenientes de 140 países. El acto inaugural tuvo lugar en el Patio de Honor de la Academia Militar de Venezuela y estuvo presidido por el presidente de la república bolivariana de Venezuela, comandante Hugo Chávez. Las delegaciones de los países asistentes desfilaron por el capitalino paseo Los Próceres hasta desembocar en el fuerte Tiuna, la principal instalación militar venezolana. Al declarar inaugurada esta fiesta mundial de los jóvenes y los estudiantes, el presidente Chávez se refirió a importantes cuestiones de la actualidad mundial y los desafíos a que hay que enfrentarse en la mitad de la primera década del siglo XXI.
Tal como el presidente Chávez ha formulado sus planteamientos principales alrededor de la realidad venezolana y del mundo en general, es fácil advertir que no se trata de la repetición de fórmulas esquemáticas. Sus planteamientos son el resultado de una interpretación seria y objetiva de la situación actual en Venezuela y su forma de luchar para cambiarla revolucionariamente. Puede decirse que el discurso del presidente Chávez en la inauguración del XVI Festival, los muchachos y muchachas reunidos en Caracas lo habrán de tener muy en cuenta al momento de abordar los cuatro ejes temáticos a discutir y que en su orden son los siguientes: Paz, guerra e imperialismo; educación, cultura, ciencia y tecnología; empleo, economía y desarrollo; y democracia, libertad, sociedad, soberanía nacional y derechos humanos, así como también en el curso de los otros debates, reuniones, eventos y actividades a realizarse durante el encuentro de Caracas.

En ese marco, la generación juvenil de comienzos de este siglo, como parte del amplio movimiento de fuerzas revolucionarias, progresistas y antiimperialistas en todo el mundo, tiene que plantearse y responder a una desafiante interrogante: ¿Marchamos en realidad hacia una nueva correlación de fuerzas en el mundo? Es así, más o menos, como la plantea el excelente analista político cubano, Eduardo Dimas, en un muy interesante trabajo periodístico publicado en EnTorno, el boletín especial de CUBARTE, correspondiente al Año 3, número 68, de fecha 8 de agosto del año en curso.

Significativamente, el Festival de Caracas se clausurará el próximo lunes 15 de agosto, día en que se conmemoran los 200 años en que el entonces joven Simón Bolívar hizo el Juramento del Monte Sacro, en Italia, y que heroica y victoriosamente logró cumplir 16 años después en la Batalla de Carabobo y alcanzar así, en 1821, la independencia y consolidación de la República.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.