Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

En vísperas de la Cumbre de las Américas en Mar del Plata
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 2 de noviembre de 2005
rosalesarroyo@intelnett.com

Para quienes han analizado a fondo la reelección del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ésta sólo tiene una explicación: para las elecciones de noviembre de 2004 el candidato demócrata no representaba una alternativa válida, clara y aceptable al ultraconservadurismo, abusivo injerencismo y fundamentalismo religioso de lo más reaccionario de la cúpula republicana. Los primeros cuatro años de la administración Bush (enero de 2001 a enero de 2005) no fueron nada buenos para la más grande potencia del orbe; mucho menos, para países como Afganistán e Irak, por ejemplo. En los primeros nueve meses de lo que va de su segundo período, puede decirse que a la Casa Blanca todo le está saliendo mal y que las cosas se le tienden a empeorar.

Si se pasa revista a la situación internacional en el momento actual, el panorama no puede ser más conflictivo, tenso y complicado. Pero para Estados Unidos y la administración republicana, la situación es peor todavía. Veamos algunos aspectos de la realidad estadounidense. De acuerdo a un artículo publicado en www.altercom.org por el periodista estadounidense, Michael Ventura, en Estados Unidos hay la creencia muy generalizada de que su país es "el número uno, el más grande". Quien no lo piense así, dice Ventura, "cometería un suicidio político" o "sería tildado de antiestadounidense".

Según la referida publicación, Estados Unidos es "un imperio", pero "un imperio sin base manufacturera". La gran potencia del norte es un país "que debe pedir prestados 2 mil millones de dólares por día a sus competidores para poder funcionar". Ocupa, además, "el puesto número 49 del mundo en alfabetización" y "el número 28 en el ránking de alfabetización matemática entre 40 países".

Citando a The New York Times del 12 de diciembre de 2004, Ventura apunta que los trabajadores estadounidenses "carecen de tantas habilidades básicas que el American Businesses gasta 30 mil millones de dólares por año en entrenamiento" para solucionar engaños o errores. Según The European Dream, citado por el periodista estadounidense, "La Unión Europea aventaja a Estados Unidos en el número de científicos e ingenieros graduados, la inversión en investigación y desarrollo, y el nuevo capital productivo". Según esa misma fuente, "Europa sobrepasó a Estados Unidos, a mediados de los 90s, por ser el más grande productor de literatura científica". Algunos otros indicadores no son menos importantes que los anteriores y así los proporciona Michael Ventura.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, "Estados Unidos quedó ubicado en el puesto número 37" de acuerdo a "su comportamiento global en salud". En opinión de The European Dream, "la ironía es que Estados Unidos gasta más en cuidados de salud, per cápita, que cualquier otra nación del mundo". El 12 de enero del presente año, The New York Times publicó que "la falta de cobertura de salud causa 18 mil muertes de estadounidenses por año" lo que equivale a 6 veces el número de personas que murieron durante los atentados terroristas del 11 de septiembre. En lo referente a desnutrición, "las familias que tuvieron miembros con algún grado de desnutrición el año pasado, llegan a 3.9 millones". En cuanto a la mortalidad infantil, Estados Unidos se ubica en el puesto número 41. Cuba está por encima. Además, "las mujeres estadounidenses tienen un 70 por ciento más de probabilidades de morir de parto respecto de las europeas".

Según la CNN, en la última década, Estados Unidos perdió "1.3 millones de puestos de trabajo, absorbidos por China". En el año 2004, de acuerdo a The Week, los empleadores estadounidenses eliminaron "1 millón de puestos de trabajo". El año pasado, "3 millones 600 mil estadounidenses" quedaron "excluidos del seguro de empleo, mientras que 1 millón 800 mil desempleados (uno de cinco) no tienen trabajo desde hace más de seis meses".

El 40 por ciento de la deuda gubernamental de Estados Unidos lo posee "Japón, China, Taiwán y Corea del Sur". En 2015, probablemente, "Brasil aventaje a Estados Unidos convirtiéndose en el más grande productor agrícola".

De acuerdo a The European Dream, "casi uno de cada cuatro estadounidenses cree que es admisible usar la violencia para obtener aquello que se desea". Según Associated Press, "el 43 por ciento de los estadounidenses piensa que la tortura, a veces, es justificada". Hace tres años, "cerca de 900 mil niños estadounidenses recibieron malos tratos o fueron desatendidos (USA Today, 21 de diciembre de 2004). Esa misma fuente, con fecha 11 de noviembre del mismo año, informó que "la Asociación Internacional de Jefes de Policía anunció que los ajustes efectuados por la administración Bush, en cuanto a la ayuda federal destinada a los organismos policiales locales, han dejado a la nación más vulnerable que nunca".

Es esta la cruda realidad en la potencia más grande del planeta y que el presidente Bush no ha logrado paliar y, mucho menos, revertir y que es causa y efecto, a la vez, del sistema imperialista en su etapa neoliberal a ultranza y globalizadora y cuyas contradicciones trata de resolverlas por medio de guerras preventivas y su llamada campaña antiterrorista internacional. En lo que EE.UU. sí ocupa el primer lugar en el mundo, según Ventura, es "en armamento, consumismo, deuda y autoengaño".

Es en esas condiciones, entonces, en que llega a participar el presidente George W. Bush en la Cuarta Cumbre de las Américas a celebrarse el viernes y sábado próximos en la ciudad argentina de Mar del Plata. A lo anterior hay que agregar que el número de militares estadounidenses muertos en Irak, sobrepasa ya los 2 mil y que en el propio Estados Unidos se ha desencadenado un vigoroso y amplio movimiento que exige se le ponga fin de inmediato a la guerra en territorio iraquí y que los soldados estadounidenses retornen a su país. Además, institucionalmente es crítica y difícil la situación que se le crea a la Casa Blanca a raíz del procesamiento de Lewis Lobby (jefe de gabinete del llamado vicepresidente "más poderoso de toda la historia de Estados Unidos"), por el caso Plame, y las tribulaciones por las que atraviesa por el mismo caso, Karl Rove, uno de los funcionarios más influyentes y cercanos al presidente Bush.

La ciudad argentina de Mar del Plata es, al mismo tiempo y a partir de anoche, escenario de la Tercera Cumbre de los Pueblos en la que participan más de 500 organizaciones y movimientos nacionales e internacionales con el propósito de intensificar su lucha y movilización contra el ALCA y a favor de otros modos de integración basados en la democracia, la justicia social y la defensa del medio ambiente; el rechazo a la presencia del presidente Bush en suelo argentino, su plan de militarización de la región y su política de apropiación de los recursos naturales del mundo por medio de la guerra. Será una oportunidad histórica para que los más de 7 mil participantes a la Cumbre de los Pueblos, reafirmen su solidaridad a la Revolución Bolivariana encabezada por el presidente Hugo Chávez y, en apoyo a la delegación de Cuba Socialista, se pronuncien a favor de que en la ONU, el próximo día 8, se resuelva exigir del gobierno de Estados Unidos la inmediata e incondicional terminación y recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por la administración estadounidense al pueblo cubano y cuyo objetivo, definido a partir del 6 de abril de 1960, ha sido la destrucción de la Revolución Cubana. Será ocasión, además, para rechazar las pretensiones anexionistas del presidente Bush del territorio cubano; demandar la puesta en libertad de los cinco antiterroristas cubanos secuestrados en cárceles estadounidenses; y, que a Posada Carriles, se le extradite a Venezuela.

Mar del Plata, como dijo recientemente el analista Pascual Serrano en el medio alternativo Rebelión, es el lugar de la tierra en que se confrontan los pueblos que reivindican la paz, la soberanía y la justicia social con el presidente estadounidense en tanto responsable principal de que en el mundo haya más guerras e injusticia.

En suma, al interior de su propio país, en Latinoamérica y el Caribe, y en muchos otros países, todo le está saliendo mal al presidente estadounidense y, por lo visto, se le pondrá peor. En Brasil y Panamá le esperan manifestaciones de repudio a su visita que tiene proyectado realizar después de su estancia en Argentina. No cabe duda de que a quien está contra el progreso, la independencia y autodeterminación de los pueblos, le pasa lo que al que siembra vientos: cosecha tempestades.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.