Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

1982: unidad político militar de las fuerzas de izquierda
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 17 de enero de 2007
rosalesarroyo@intelnett.com

Mi definición ideológica y política ocurrió en 1951. Tenía 17 años. El Programa de Gobierno del presidente Jacobo Arbenz, me convenció. En septiembre de 1953 ingresé al Partido Guatemalteco del Trabajo, PGT, en donde milité hasta 1997 cuando, por decisión del Comité Central, acordamos su disolución. Nunca secundé a ningún grupo que intentara fraccionar al partido. Por el contrario, hice lo que me correspondió por mantener su unidad orgánica, ideológica y política en la lucha y en sus tareas prácticas.

Hay desprendimientos orgánicos que prosperan porque la fuerza de donde provienen no está en condiciones de marchar al ritmo que la lucha exige o bien y, además, por discrepancias ideológicas, políticas y de organización. Hay, por el contrario, desprendimientos fraccionalistas que no consiguen lo que se proponen pero dividen y debilitan la lucha revolucionaria.

El fraccionalismo se estimula y provoca desde dentro o de afuera. No hay que descartar que los grupos de poder tengan en cuenta tales posiciones y las promuevan a fin de dividir para golpear así como que algunos de los fraccionalistas o quienes "se quedan en el camino" intelectualmente y de palabra, sean de lo más intransigentes y sectarios, descalifiquen todo en lo que no han estado, magnifiquen su proceder y terminen acomodándose al sistema o sirviéndole, y justificando sus inconformidades y resentimientos.

En el movimiento revolucionario guatemalteco los desprendimientos orgánicos se dan después de 1962. El fraccionalismo en el partido resurgió en 1978 y se volvió a dar en 1984.

Histórica y visionariamente, el paso más trascendental en el restablecimiento de la unidad de las fuerzas político militares desde la izquierda, se dio en febrero de 1982 cuando se informó la constitución de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, URNG, conformada por el Ejército Guerrillero de los Pobres, EGP, las Fuerzas Armadas Rebeldes, FAR, y la Organización del Pueblo en Armas, ORPA. Participó, además, el desprendimiento en 1978 del Partido Guatemalteco del Trabajo, PGT, y que se reagrupó en el Núcleo de Dirección Nacional.

La inclusión del Núcleo, no fue un obstáculo para que en la Comisión Política del Comité Central, CP del CC, del partido se saludara este acontecimiento y se previera el papel que la unidad habría de jugar en el desarrollo, fortalecimiento y ampliación del movimiento popular y social, el avance y profundización de la Guerra Popular Revolucionaria y, más adelante, en la lucha por una paz firme y duradera.

Nuestra no participación tampoco impidió que destacáramos la importancia de que en el proyecto unitario se tomara en cuenta a una expresión del destacamento organizado de la clase obrera guatemalteca.

La CP del CC, fue de la opinión que independientemente de los propósitos y decisión del dirigente principal del Núcleo, el fallecido compañero Mario Sánchez, no podía dejarse de advertir sobre los problemas que habría de enfrentar al tratar de, al interior de su reagrupamiento, hacer coincidir posiciones tan diametralmente opuestas en lo militar, ideológico y político, en lo teórico y práctico.

El fallido intento de abrir su propio frente en la costa sur, exacerbó las contradicciones al interior del Núcleo y puso de manifiesto el voluntarismo e imprevisión de quienes sostenían una visión militarista de la guerra, subestimaban la lucha política y social de las masas, y absolutizaban el accionar operativo sin estar preparados y en condiciones de llevarlo a la práctica. Descuidos en seguridad, hicieron vulnerable a su dirección a los golpes del enemigo.

Varios de sus más destacados y consecuentes dirigentes, cuadros y combatientes fueron asesinados, secuestrados y desaparecidos. Ello trajo como consecuencia que cundiera el desánimo, el derrotismo, la desesperación y la inculpación a terceros por los errores cometidos, sin asumir las responsabilidades propias.

Lo más grave fue que su principal jefe militar se entregó al Ejército, pasó a ser un esbirro más y responsable de asesinatos, secuestros y desapariciones en aquel difícil momento.

Nuestra dirección, cuadros, combatientes y militantes fueron, igualmente, víctimas de la escalada represiva de la pánel blanca, a cargo de El Hombre Lobo.

La conformación del Núcleo, ciertamente, debilitó al partido orgánicamente pero, a su vez, fortaleció ideológica y políticamente nuestras filas. Los golpes recibidos en ese período, fue otra muy dura y difícil prueba a la que supimos hacerle frente y superarla exitosamente. Además, unió, fortaleció y cohesionó a lo mejor de la CP y del CC, de la militancia, cuadros y combatientes, se logró salvaguardar nuestra unidad y cohesión internas, fortalecernos orgánica, ideológica y políticamente, y a partir de allí prepararnos mejor para las tareas prácticas y políticas de la lucha armada revolucionaria.

De lo anterior y otras cuestiones más hay mucho que escribir. En este espacio, en forma resumida, me propongo irlo haciendo de hoy en adelante.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.