Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Factores decisivos de una victoria histórica
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 1 de junio de 2007
rosalesarroyo@intelnett.com

Pospongo para una próxima oportunidad la continuación de las dos columnas en que he hecho referencia a algunos aspectos principales del ensayo de James Petras sobre “Los intelectuales de izquierda y su desesperada búsqueda de respetabilidad”. En esta ocasión me ocuparé de los factores decisivos de la victoria de la Unión Soviética en la Gran Guerra Patria.

El doctor Mario Castejón, en su artículo publicado en La Hora el pasado viernes 18 se refiere al que publiqué en este mismo vespertino el 9 de mayo y en el que asegura que aunque coincide conmigo “en el heroísmo con que los soviéticos actuaron contra la acometida alemana” afirma que, “sin embargo, hubo dos factores determinantes para el triunfo: el primero, que Hitler desoyó a sus generales y no permitió que el Ejército del Centro avanzara hasta Moscú. El segundo factor y el decisivo -agrega- fue la acción de un solo hombre: Richard Sorge” quien “alertó a la KGB que el ejército alemán invadiría Rusia (…) la noche del 21 de junio de 1941” y que, aunque Stalin no le dio crédito, le dio validez a lo que Sorge informó en cuanto a que Japón no atacaría a la Unión Soviética. Además, según su punto de vista “el aliado más importante de Stalin fue el General invierno, el mismo que derrotó a Napoleón en 1812”.

Al igual que algunos historiadores de Occidente, Castejón incurre en la limitación de hacer depender la victoria de la Unión Soviética sobre el fascismo alemán, de factores que no son determinantes ni decisivos. Ello significa -en mi opinión- tomar lo secundario como principal, tergiversar los hechos, interpretar sesgadamente la historia, e ignorar o negar lo que en realidad sucedió.

Ello no quiere decir que no haya científicos occidentales serios y destacados que al investigar las causas de la Segunda Guerra Mundial, no sean objetivos al interpretar su desarrollo, resultados, lecciones y experiencia.

Los que “reducen las causas del fracaso de los planes hitlerianos de la ‘guerra relámpago' contra la URSS (…) a los errores de Hitler en lo político y militar (…) y a las condiciones climáticas desfavorables y los grandes espacios de la URSS”, son parciales, se equivocan, distorsionan la realidad: tergiversan la historia.

Veamos por qué. En cuanto a los errores atribuidos a Hitler, es bueno precisar algunas cuestiones. Es cierto que el aventurerismo fue “uno de los rasgos característicos de la planificación militar de la Alemania hitleriana” en su guerra contra la Unión Soviética. Los dirigentes hitlerianos presupuestaron un rápido desenlace a su favor a partir de la invasión el 22 de junio de 1941, subestimaron el poderío y fuerza de la URSS, sobredimensionaron las posibilidades y capacidad de Alemania, y no tomaron en cuenta “la política, la estrategia y el arte militar soviético”.

Respecto al crudo invierno de 1941, el Mariscal de la Unión Soviética, George Zhukov, escribió: “No fueron la lluvia ni la nieve los que detuvieron a las tropas fascistas en los alrededores de Moscú. Una agrupación de más de un millón de tropas hitlerianas selectas se estrelló contra la férrea firmeza, el valor y el heroísmo de las tropas soviéticas; tras sus espaldas estaba su pueblo, su capital, su Patria”.

Hay factores objetivos y subjetivos que son decisivos y determinantes en el desenlace victorioso de la Gran Guerra Patria. Unos y otros se entrecruzan y corresponden a una situación política y social concreta que no debe ignorarse.

El doctor Oleg A. Radheshevski, uno de los historiadores soviéticos a cuya bibliografía he tenido acceso, puntualiza que aquella guerra “maduró cuando el capitalismo ya no poseía poder universal, cuando ya existía y se había consolidado el primer Estado socialista en la historia: la URSS (…) lo cual condujo a la aparición de la principal contradicción de la época: entre el capitalismo y el socialismo”. Además, “la Gran Guerra Patria fue la guerra del socialismo triunfante contra las fuerzas de choque de la reacción internacional personificada en el fascismo. Fue una lucha heroica que aunó, de manera consecuente, el patriotismo y el internacionalismo proletario, en defensa de las conquistas revolucionarias de los trabajadores, por el progreso social y la civilización humana”.

En este contexto, cabe agregar el papel jugado por el Estado Mayor General Soviético, el heroísmo de los soldados y oficiales del Ejército Rojo, de los abnegados luchadores en la clandestinidad y los valientes guerrilleros en los territorios ocupados o en la retaguardia enemiga, y -en general- de los pueblos y nacionalidades de la entonces URSS que bajo la dirección del Gobierno soviético y el PCUS lograron salvar a la Patria del yugo de la esclavitud fascista.

Fuente: www.lahora.com.gt - 300507


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.