Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Retorno a un pasado, aún no superado
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 20 de septiembre de 2007
rosalesarroyo@intelnett.com

Quien crea o diga que con las votaciones del pasado 9 de septiembre se "fortalece la democracia electoral" en el país, no sólo está equivocado, sino da la impresión de que no sabe lo que está diciendo. Hablar de una "democracia electoral" subjetiviza hechos y convierte en realidad una ilusión. Además, magnifica un "acontecimiento" que está visto que para lo que sirve es para "asegurar" la continuidad de un sistema que cada cuatro años pone al descubierto sus limitaciones y estrecheces, caducidad y agotamiento.

Tampoco es cierto y se equivoca quien asegure que se fortalece el sistema de partidos y de votaciones (ya no me referiré de aquí en adelante al sistema electoral, porque no corresponde a lo que en realidad es). Al contrario, se debilita y agrieta aún más como consecuencia de los resultados que arrojan las votaciones del día 9.

Por el contrario, tiene toda la razón y acierta quien es de la opinión y sostiene que de las votaciones recién pasadas, lo que resulta es que empieza a configurarse un reacomodo político (en forma todavía imperceptible, pero que conforme pasen las días podrá percibirse claramente) alrededor del poder oligárquico militar, en las condiciones de crisis social e institucional por la que está atravesando el país. Las dos "fuerzas" electoreras que pasan a la segunda vuelta, lo confirman.

Y es en lo que ambas se parecen más, lo cual no significa que sean exactamente iguales. Al final de cuentas, el objetivo que persiguen es el mismo: administrar la crisis en interés del poder oligárquico militar.

La reconfiguración en referencia y que, repito, está en marcha, la determina la presencia de militares en situación de retiro en la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y en el Partido Patriota (PP), encabezado por un General igualmente en condición de retiro, en cuyas filas también militan militares en esa misma situación.

Estrictamente hablando, no se puede decir que se está en presencia de un hecho "nuevo".

La diferencia de situaciones anteriores, está en las condiciones y momento de ahora y cuyo antecedente más cercano arranca con el golpe de Estado militar de marzo de 1963, encabezado por el coronel Enrique Peralta Azurdia, ocasión en que el poder oligárquico "le confía" o "acepta" que el poder militar asuma el ejercicio de la administración pública y que, aparentemente habría "concluido" -después de una sucesión de gobiernos militares de fuerza fraudulentamente electos-, con el ascenso a la Presidencia del licenciado Vinicio Cerezo el 14 de enero de 1986.

Se trata, entonces, de un prolongado período de 23 años y que casi equivale a lo que va de la "apertura política" que lo que ha facilitado es la proliferación de partidos de derecha y la sucesión de seis gobernantes de corte conservador, uno de ellos señalado de populista de derecha y corrupto, y cinco de neoliberales, al servicio de distintos sectores de las élites oligárquicas en constante disputa por la hegemonía del poder político y empresarial.

De tal manera que (independientemente de quien quede como Presidente de la República) el poder civil se debilita más y el oligárquico militar, podría tender a afianzarse.

En un caso, si el candidato de la UNE resulta siendo el gobernante, su condición de civil, aunado a sus características personales que son las que menos le favorecen, hace posible y asegura que ello suceda. En el otro, si es el presidenciable del PP quien resulta siendo el gobernante, su condición de militar (en retiro) de alta graduación, lo convierte en el mandatario alrededor de quien podría girar el reacomodo oligárquico militar que resulta, insisto, de los resultados de las votaciones recién pasadas.

En ambos casos, se está ante el peligro real del retorno a un pasado, aún no superado.

En consecuencia, después del 9 de septiembre, el país no es el mismo y no es el mismo porque algo haya cambiado para bien, sino porque puede que cambie para estar peor.

La abstención, los votos en blanco y los nulos, es una importantísima cuestión a la que se le presta muy poca atención, no se analiza a fondo, y si ahora algo se habla en los medios respecto a los votos nulos (las manipuladoras encuestas por encargo, los invisibilizan), es porque seis partidos contendientes (la UNE entre ellos), en un desesperado acto, propio de "contendientes" virtualmente derrotados, solicitaron su revisión, lo cual una vez más, pone en un serio aprieto al Tribunal Supremo Electoral (TSE), muy dado a adoptar decisiones salomónicas que los partidos no acatan ni respetan.

Vale centrar la atención, entonces, en los datos preliminares con que se cuenta, pues ni la UNE ni el PP alcanzan resultados que les legitimen. A la luz del padrón electoral, es mínimo el porcentaje de votantes a su favor e ínfimo en relación al total de la población del país.

Por ahora, hasta aquí. Continuaré, el próximo miércoles.

Fuente: www.lahora.com.gt - 190907


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.