Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El último eslabón
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 1 de noviembre de 2007
rosalesromán.cgs@gmail.com

Tan malvados son quienes propician una vileza como quien la comete. De esa catadura son los que están detrás de quienes amenazan a la familia Marroquín Godoy y Marroquín Pérez.

De las opiniones que he conocido y en que se plantea que si lo que procede el domingo 4 de noviembre es abstenerse, anular el voto, votar en blanco o por el menos peor, no he encontrado una sola que vaya al fondo de la cuestión y que, aunque lo que se sustenta en unos casos es contradictorio y en otros confunde, puede servir de base para ahondar en tan importante asunto.

De lo que se trata es no quedarse en lo que son las manifestaciones externas del fenómeno sino ir a sus causas y definir posición respecto a lo que corresponde y significa hacerlo en una u otra dirección.

Según el ex presidente socialdemócrata de Ecuador, Rodrigo Borja, "para el marxismo la estructura de una sociedad es [?] su modo de producción, es decir, la manera como ella, en cada momento histórico, produce los bienes que necesita para subsistir". Lo cultural, lo jurídico, lo político y lo religioso "son meras superestructuras sociales que están siempre determinadas por el sistema de producción imperante".

En otras palabras, para el marxismo la estructura corresponde a un modo de producción determinado y la superestructura a la organización social, sus leyes, su gobierno, sus tribunales, sus conceptos políticos y morales, y sus convicciones religiosas. Sostiene, a su vez, que "el modo de producción de los bienes económicos determina la manera de ser de una sociedad", así como que "a cada modo de producción [?] corresponde una específica forma de organización social y cada cambio de aquél produce en ésta un cambio correlativo".

De ahí que "la forma como en cada época los hombres produjeron los bienes y servicios para su supervivencia [?] determinó siempre el modelo de organización social [?] que fue primero colectivista, luego esclavista, más tarde feudal y finalmente capitalista". Es ésta la tesis fundamental de la interpretación materialista de la historia.

Para el caso concreto de nuestro país, en su modo de producción coexisten relaciones semifeudales y esclavistas de explotación y trabajo con deformadas relaciones capitalistas de producción y acaparamiento de la riqueza y utilidades en manos de una élite privilegiada cada vez más reducida.

En cuanto a la distribución y acaparamiento de la riqueza, Guatemala es uno de los cuatro países más inequitativos del mundo y el segundo en América Latina. El 20% de los más ricos del país (en cuya cúpula están las 16 familias más acaudaladas) percibe y acapara el 64.1% de los ingresos, en tanto que el 10% más pobre sólo alcanza a percibir el 1.7%.

Salvo que los datos consultados y mis cálculos estén equivocados, el promedio de la distribución de la pobreza en ocho regiones del país (Metropolitana: 16.3%; Central; 47.4; Nororiente, 53.2; Suroriente, 54.4; Petén, 57.0; Suroccidente, 59.3; Noroccidente, 75.5; Norte, 77.0), asciende a un 55.1%; además, hay que verificar si de ese porcentaje los que están en extrema pobreza es de 15.2% o más.

A una estructura como la caracterizada, corresponde una superestructura de la que se beneficia una exigua minoría de privilegiados y quienes le sirven y a los que utiliza. La mayoría de la población, por el contrario, está excluida de lo más elemental y las elites del poder económico y político se acuerdan de ella cada cuatro años para que acuda a las urnas a avalar con su voto lo malo, corrupto, inmoral e injusto que en lo político e institucional representa y expresa la "democracia representativa", la "apertura política" o la "modernización democrática".

La decisión al momento de acudir a las urnas no tiene nada que ver con valoraciones éticas o morales, criterios deontológicos o teleológicos o cualquier otro subterfugio. El ejercicio del voto es para el ciudadano una concreta toma de decisión y posición a la que no sólo tiene derecho sino obligación de asumirla y expresarla. Es, dicho en otros términos, su reducido margen de libertad que le queda para hacerlo en la dirección que mejor le parezca sin ignorar que en un sistema electoral y de partidos tan corrompido como el vigente, la intención del voto se manipula a través de muchas formas: las encuestas y el modo como se presentan es una de ellas así como el espacio y lugar que le dedican los medios de comunicación social al proselitismo, las campañas, los insultos y diatribas, la mercadotecnia y la imagen de cada "contendiente".

Por lo que a mí respecta, estoy convencido de que lo que procede es anular el voto. Es así como hago uso del derecho y obligación ciudadana de cuestionar el modo de producción impuesto y la superestructura que lo institucionaliza y, en particular, el sistema electoral y de partidos así como a los presidenciables y vicepresidenciales "en disputa".

En la medida que la abstención, los votos nulos y en blanco se incrementen, la ciudadanía estará, en lo inmediato, deslegitimando a quien resulte más votado y, en perspectiva, dando un importantísimo paso para que sea el último eslabón de la cadena de gobernantes que ha tenido el país a partir del 27 de julio de 1954.

Fuente: www.lahora.com.gt - 311007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.