Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un ya lejano domingo de diciembre
Por Ricardo Rosales Román - Guatemala, 20 de diciembre de 2007

A partir de junio de 1954, en la última página de los pasaportes guatemaltecos estaba un sello en que expresamente se decía que quedaba prohibido viajar a los países detrás de la llamada Cortina de hierro. Se impusieron, además, severas restricciones para el regreso al país.

En esas condiciones, salí de Guatemala en abril de 1964; ya lo había hecho en otras dos oportunidades: en 1959 viajé a México y en 1962 a Moscú. Como ya lo referí anteriormente, durante cuatro años estuve en Budapest trabajando en la Federación Mundial de la Juventud Democrática (FMJD), en representación de la JPT. La tarea no era fácil. Una de las principales dificultades eran las comunicaciones con la dirección del partido en el interior del país, lo cual se lograba superar, en parte, con el apoyo y orientación del representante del partido en Praga, en la Revista Internacional.

Durante aquellos años, la lucha armada estaba en auge en Venezuela y Colombia. En Guatemala, después del 13 de noviembre de 1960 y el intento en Concuá de abril de 1962, se marchaba tras la búsqueda y solución elaborativa y práctica de la vía y formas de lucha de la Revolución Guatemalteca.

En lo internacional, la viabilidad de la vía pacífica para la toma del poder en las condiciones de la coexistencia pacífica era la predominante; la vía armada se cuestionaba. La polémica chino soviética enconaba aún más la controversia. El antiimperialismo y la solidaridad internacionalista con los pueblos en lucha diferenciaba las posiciones revisionistas de las revolucionarias.

En los hechos, en Asia, África y América Latina destacaba por su importancia la lucha revolucionaria, anticolonialista, contra el imperialismo estadounidense y los gobiernos dictatoriales y tiranías militares. En el sur de Vietnam, las sucesivas victorias de los patriotas vietnamitas, constituían el signo principal y decisivo de aquel momento. En África se abría paso exitosamente la lucha por la emancipación nacional y gobernantes independentistas y anticolonialistas estaban en el poder. En América Latina, la Revolución Cubana superaba duras y difíciles pruebas y se mantenía imbatible a sólo 90 millas de la más poderosa fuerza imperial que conoce la historia.

Fueron también los años en que el Che intentara emancipar al hermano pueblo de Bolivia, y que cayó combatiendo en su heroico empeño. Ben Barka era secuestrado y desaparecido en el aeropuerto de París. El coronel Boumediene deponía al presidente Ben Bella, el dirigente histórico de la lucha anticolonialista en Argelia. En Guatemala, la soldadesca contrainsurgente asesinaba al destacado poeta y combatiente revolucionario, Otto René Castillo. En marzo de 1966 fueron desaparecidos para siempre 28 compatriotas revolucionarios, y en un accidente automovilístico ocurrido en la ciudad capital, moría el comandante Luis Augusto Turcios Lima.

Aunque en aquel momento todavía no era posible percibir la pujanza y poderío que habría de empezar a alcanzar la República Popular China después del fracaso estrepitoso de la Banda de los Cuatro, lo que sí se podía advertir es que la situación en la Unión Soviética no andaba bien. El voluntarismo de Jruschov en lo económico y especialmente en la agricultura, determinó su caída en el verano de 1964. La desestalinización de la Unión Soviética a partir del XX Congreso del PCUS devino en algo así como una liberalización en lo social y cultural y en la desideologización y apoliticismo de buena parte de la juventud soviética.

La correlación de fuerzas en el trabajo juvenil en lo internacional no era favorable a las fuerzas revolucionarias y la lucha por la salvaguarda de la independencia ideológica y política, y el respeto a las posiciones consecuentes tendía a ser cada vez más complicada más no imposible de lograr. No era de extrañar, entonces, que en la FMJD las mejores relaciones de trabajo y camaradería las tuviera con los representantes de la juventud vietnamita, con el delegado de la UJC de Cuba, con el representante de los jóvenes comunistas de República Dominicana, con el delegado de los juventud colombiana y, hasta antes de 1967, con el delegado de la juventud de Venezuela.

En agosto de 1968, la dirección del partido acordó mi retorno al país. A finales de noviembre salí de Budapest rumbo a Viena, luego a Roma y enseguida a México. En México, el compañero Mario Silva Jonama tuvo a su cargo asegurar mi ingreso clandestino al país. El segundo viernes de diciembre llegué a Tapachula y a eso de las 20 horas del día siguiente, con la patrulla de frontera del partido bajo la dirección del compañero Juan Tche, nos encaminamos rumbo al Suchiate. A las once de la noche estábamos ya en territorio guatemalteco y en el vehículo a cargo del compañero conocido como el Canillón, ingresé a la capital a las seis de la mañana de aquel ahora ya lejano domingo de diciembre de 1968.

Concluía así una parte más de mi trabajo y lucha revolucionaria desde el exterior, y empezaba otra durante la que habría de aprender cómo luchar en la clandestinidad a lo largo de 28 años.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.