Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los datos no mienten, Fontierras es inviable
por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 29 de julio de 2004

No sólo el PNUD ha hecho diagnósticos como el indicado. Otros estudios indican que Fontierras funciona pésimo.

El informe de DesarrolloHumano del PNUD de 2003 hace un recuento de lo realizado en el tema tierra, como resultado de los acuerdos de paz. La conclusión es categórica. Se ha atendido apenas el 0.4 por ciento anual de la demanda acumulada, sobre la base de datos de USAID de 1982.

Con lo que se demuestra, que “la reversión de la tendencia que ha concentrado la tierra y la riqueza por la sola vía del mercado es inviable, máxime si el Estado no posee la capacidad de movilizar suficientes recursos para la adquisición de tierras.

Ello resalta la importancia de incrementar el patrimonio de Fontierras mediante tierras estatales no utilizadas, la recuperación de las tierras nacionales irregularmente adjudicadas, y la aplicación de la ley de expropiaciones”.

Resulta que contrario al informe del PNUD, el Gobierno de Guatemala y el ministro de Agricultura insisten, no sólo en tratar de resolver el acceso a tierra vía este fondo, sino que ahora pretenden que el arrendamiento subsidiado sea por este mismo mecanismo que ha demostrado pocos resultados. Además que no está concebido para situaciones de emergencia. Pero no sólo el PNUD ha hecho diagnósticos como el indicado. Otros estudios indican que Fontierras funciona pésimo.

Hoy, quienes más defienden este instrumento son los señores de la Cámara del Agro, porque, según dicen, es el resultado de los acuerdos de paz, es la institucionalidad, es la vía adecuada, etcétera. La razón es simple, se vende y compra tierras malas a precios inflados, y ello es buen negocio.

Esto, contrario a la opinión de los campesinos de este país que muy bien lo que significa 0.4 por ciento de la demanda cubierta por año. En total 14 mil familias en cinco años. Y quedan por lo menos, 300 mil con demanda insatisfecha.

La demanda acumulada en Fontierras es de unos 30 mil expedientes, generalmente colectivos, y si se contara con un financiamiento mínimo de Q300 millones anuales, que no ha sido el caso, se podría atender esta lista en unos 10 años, luego de los cuales tendríamos 30 mil expedientes con deudas impagables.

Lo grave de todo esto es que hay sectores que en principio deberían ser críticos ante una institución como Fontierras que no sirve, y por falta de información o de análisis, ven este mecanismo como la única posibilidad y no señalan sus graves carencias y buscan una alternativa menos burocrática, que se ajuste a la demanda real de los campesinos del país.

Por razones como las anteriores, Plataforma Agraria cuestiona que un programa de arrendamiento de emergencia quiera ser manejado por Fontierras, pero además plantea como el PNUD la necesidad de expropiaciones de tierras ociosas, fincas abandonadas y la recuperación de tierras ilegalmente adquiridas como en la Franja Transversal del Norte, y un impuesto de tierras que no existe en el país, para poder atender la demanda acumulada.

Ese es el sentido del Plan de Atención Social a la Crisis del Café propuesto por Plataforma Agraria, que en sus cinco ejes incluye propuestas que podrían acelerar el tratamiento y manejo de una crisis cuyos datos concretos nos hablan, más allá de la pérdida de millones en divisas, de alrededor de 200 mil empleos perdidos y muchas fincas abandonadas.

Así como de deudas impagables por pequeños caficultores que se encuentran en la ruina ante la voracidad de bancos del sistema o cooperativas de crédito que a la imagen de los bancos, ahorcan a los pequeños propietarios con intereses y moras de usura.

Pero atender esta demanda y cumplir con esta propuesta, demandaría un cambio de visión en el Gobierno y sobre todo, en las instituciones encargadas de la atención del tema agrario. Es un verdadero desafío nacional.

Tomado de www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.