Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Imágenes del Gato Viejo
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 11 de octubre de 2004

Es mi homenaje al militante de izquierda colorada furibundamente antiimperialista, que además era pintor, poeta y escribano. Por ello, ai nos vidrios maese.

Hace un par de años viajamos a La Habana, el maestro Quiroa, el Filo, Marielos y yo, invitados a participar en un congreso de periodistas latinoamericanos. Oímos ponencias, pues en verdad no escuchamos muchas de ellas por insoportables, y en el clímax del calor de una tarde, somatamos los escritorios para obligar a bajar de la tribuna a un incontinente verbal del cono sur.

Repetimos el expediente un par de ocasiones más, divertidos por la picardía de patojos en un congreso internacional. Así recuerdo a Maco, somatando la mesa para impedir los discursos cansones, acartonados. Sin solemnidades ni poses de expertos en bienales aburridas.

En una exposición no muy reciente, Maco le festejaba un abrigo picudísimo a una amiga pintora, preguntando si era de origen paquistaní, comprado en paca para artistas, filósofas y pintoras. Así lo veo.

Dirigiendo la expresión exacta a los más variados ejemplares de su repertorio abanicado de amistades. Plural que era el señor. Era artista sin mecenas, por el contrario, él fue solidario y no mecenas de un viejo guerrillero. Una manera suya de romper esquemas.

Es el sentido del lenguaje quiroesco, que no es el caló de barrio ni el lenguaje coloquial chapín, es algo más; una manera de creación artística a contrapelo de las normas, usos y costumbres de las más rancias tradiciones, del vértigo de las gomas y la doble moral, es la razón fundante de la Rial Academia en la lucha contra el formalismo reinante.

Años atrás nos encontramos en México. Aún no se firmaba la paz. Maco era en ese entonces del Grupo de Acción Popular. Discutimos el proceso y recovecos en la construcción del Frente Democrático Nueva Guatemala y las críticas del Gato Viejo a la imposición de una candidatura presidencial.

Es la faceta de político poco conocida del maestro. Le comenté, para escuchar consejos, de un libro en preparación sobre la guerrilla urbana que publiqué en 1998. De esas entrevistas conservo el Gato Viejo y Semana Menor, debidamente garabateadas. Política y literatura de la mano.

Coincidimos en la campaña electoral pasada. Con sombrero de petate de ala ancha se encaramaba al picop que encabezaba caravanas y guardaba el equilibrio con una barriga memorable.

Competía para diputado, pero sobre todo para levantar los perfiles de la izquierda. Hizo campaña tenaz junto con Nineth, Alfredo, César, Mario y muchos más.

No pudo ejercer por mucho tiempo su investidura, pero mejor, dicen sus amigos. De esa manera nos quedamos esperando una nueva manera de hacer política en el hemiciclo.

En los últimos tiempos siempre nos saludamos de mano izquierda. Acaso la manera de prolongar más allá del discurso las coincidencias.

Hace un año escuché su voz por el teléfono y me decía: “Coincido con tu nota, salvo por una coma de más”. Era el balance de las elecciones en las que Maco había sido electo diputado por la capirucha y un llamado a la refundación de la izquierda.

Ahora que escribo me asalta la duda si poner de título a esta nota de cariño el gato viejo o el majo viejo, pues desde la Maja Desnuda posando en las calles de Guatemala en carteles políticos, tuve la impresión de que se iniciaba un cambio en los usos y costumbres en la antañona y conservadora ciudad con sus políticos ídem.

Pintura y política en simbiosis. La Maja Desnuda o la realidad al desnudo, otra apuesta quiroesca.

Hay más anécdotas y charlas inconclusas.

Es mi homenaje al militante de izquierda colorada furibundamente antiimperialista, que además era pintor, poeta y escribano. Por ello, ai nos vidrios maese.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.