Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Divorcio de precios y salarios
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 18 de octubre de 2004

Creo que los trabajadores deberían plantear una indexación semestral de los salarios, esto es, que cuando suben los precios, los salarios lo hacen en la misma proporción.

Los últimos días hemos asistido a dos temas que analizados por separado puede dar lugar a pensar que no tienen nada en común.

Me refiero a la idea de fijar los salarios por productividad a petición empresarial, congelando el aumento de los mismos, con lo cual se atenta contra el Código de Trabajo, mientras asistimos a una ola de alza de precios que no tienen relación con la medida de congelamiento salarial.

Los datos son claros: la canasta básica sigue con aumentos de 1.32 por ciento mensual.

Mientras, de acuerdo con el INE, Q1 mil en enero de este año equivalen ahora a Q770. Inflación salvaje, mientras los salarios siguen estancados con acuerdo de Gobierno y empresarios.

En el pasado reciente, el asunto de los salarios dio lugar a un enfrentamiento entre Gobierno y los empresarios. Se decía que aumentos unilaterales comprometían el desarrollo empresarial y se limitaba la competitividad.

De la otra parte no se dijo mayor cosa, pero se tomó ese tipo de medidas acudiendo a la facultad presidencial de decretar los aumentos en el momento en que una comisión tripartita no llegara a acuerdos.

Es el expediente clásico. Los empresarios nunca aceptan aumentos y por ello estas comisiones no llegan a consensos, con el resultado de inmovilidad salarial. Y desde la perspectiva de importantes sectores empresariales los aumentos de salario no permiten la famosa competitividad y disminuyen las ganancias que de manera histórica han obtenido. El cuento de nunca acabar.

Un tema que debe ser abordado es el de los aumentos brutales a los precios de artículos de consumo y servicios de uso general. No hay que hacer investigaciones profundas para ver que el gas, la luz, el agua, el pan, la tortilla o la educación, tienen aumentos sin ningún control.

Y la población se encuentra inerme ante los mismos. Para aumentar precios los empresarios no preguntan a nadie. Lo hacen y punto. Mientras que el tema salarial es motivo de intervención presidencial. ¿Por qué?

Estamos ante un asunto de equidad, de justicia social, de gobernabilidad. Es el caso del precio del transporte. Se dice con razón que hay dificultades para los transportistas y que es necesario aumentar el precio del pasaje. Y lo hacen. A continuación, protestas sociales, a veces violentas, que demandan no aumentar el precio del pasaje porque el salario y otros ingresos no se mueven con la misma velocidad que los precios.

Al Gobierno le queda poner en cintura a los empresarios y obligarles a mejorar el servicio y a moderarse en los precios del pasaje, o lo que hacen de manera frecuente, disolver con la fuerza las protestas sociales. Sin duda es algo complicado pues el Gobierno es de todos los sectores del país, debería serlo, y no sólo de los empresarios.

De acuerdo con datos existentes, el gas aumentó en los últimos días 11 por ciento y un cilindro popular de 25 libras cuesta ahora Q7 más.

El agua escasea, es cara y tiene presiones para su privatización absoluta; la luz aunque aquí hay un interesante debate sobre la resolución de la CC, ello no impide que los recibos lleguen a los hogares con doble o triple valor que hace unos cuantos meses. Mientras tanto, los salarios siguen estancados.

Creo que los trabajadores deberían plantear una indexación semestral de los salarios, esto es, que cuando suben los precios, los salarios lo hacen en la misma proporción.

Es un mecanismo de defensa que los trabajadores han utilizado en el ámbito internacional. Lo contrario es el ahorcamiento de los trabajadores vía alzas de precios que no tienen justificación, salvo la voracidad de algunos empresarios.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.