Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ley de Catastro al Congreso
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 17 de febrero de 2005

Un tratado de libre comercio puede ser una herramienta pero el mismo no sustituye las políticas de un país cualquiera. No es una varita mágica ni nada por el estilo.

Hoy jueves, el congreso debe conocer en primera lectura un proyecto sobre catastro, al menos es lo que está en agenda. Es una buena noticia pues se trata de una ley que debería haber sido aprobada desde la firma de la paz, pero fue engavetada debido a intereses que se oponían.

En la actualidad el proyecto conocido como 30-74, es producto de consenso entre sectores diversos. Entre ellos, CNOC, Plataforma Agraria, Cámara del Agro, Registro de la Propiedad, Unidad Técnico Jurídica, Colegio de Agrónomos, varios diputados en representación de sus bancadas, y el Ejecutivo.

Adicionalmente, la comisión de gobernación y puntos constituciones le dio su visto bueno sobre la base del consenso alcanzado. En esta perspectiva se puede pensar en un proyecto que cumple con los requisitos indispensables de una buena ley, esto es, amplio consenso sobre su necesidad, alto nivel técnico, oportunidad, y por ello no debe conocer contratiempos en el pleno del Congreso.

En síntesis, un proceso de unos 5 meses culmina con una propuesta de ley que con una dosis de voluntad política debe ser aprobada en las próximas semanas. A pesar de algún retardatario que se oponga.

El ente que impulse el Catastro debe ser un ente autónomo pues no podría quedar a la espera de que cualquier gobierno hiciera de este instrumento un botín político y en ello hay acuerdo de todos los sectores que participaron en la mesa de discusión. Asimismo, la mesa que discutió el proyecto 30-74 está llamada a convertirse en una mesa permanente que aborde los diferentes temas de la agenda agraria que siguen pendientes.

Es al menos parte de un importante acuerdo entre sectores que han participado de más de cinco meses de discusión del proyecto de ley catastral.

Una ley de catastro de tierras constituye sin duda un paso en firme en la modernización del agro guatemalteco. En particular porque debe resolver el problema de los excesos existentes. Esto es, la diferencia que hay entre la propiedad y su registro legal. En casos por problemas de medidas, pero en otros, por usurpación de tierras.

En el proyecto presentado esto se resuelve de acuerdo a la ley vigente en nuestro país y en esa medida, los excesos serán considerados como propiedad de la nación. El otro tema de interés que permitirá un proceso de construcción de la certeza jurídica es la titulación especial que debería de favorecer a los pequeños propietarios del país y facilitar la obtención de su título de propiedad sin costos. Sin duda es otra buena noticia.

Pero junto a la ley de catastro y registro, se deben impulsar otras medidas que le den con la certeza jurídica, posibilidades de desarrollo al agro guatemalteco. Entre éstas se encuentra un necesario Código Agrario para que todos los problemas del campo se puedan enfrentar y resolver con leyes adecuadas y sin acudir a lo penal o a otras instancias.

Con esto se estaría abriendo brecha para políticas públicas que atendieran la conflictividad agraria y sobre todo, el desarrollo rural. Es por ello que el Catastro y Registro de tierras deben apenas constituir un primer paso en el esfuerzo de modernización del agro en nuestro país.

Además de la importancia que la aprobación de la ley 30-74 tiene para nuestro país, es necesario señalar que si antes era necesaria, ahora es urgente pues no se puede pensar en procesos como el que podría desprenderse de un TLC sin la aprobación del paquete de leyes agrarias que se indican líneas arriba.

La modernización del campo tiene que ser previa a cualquier tratado comercial como el TLC, pues éste no podría sustituir las políticas que nosotros nos dotemos, pues hay que insistir, un tratado puede ser una herramienta pero el mismo no sustituye las políticas de un país cualquiera.

No es una varita mágica ni nada por el estilo. Por esto y más, bienvenida la ley de Catastro.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.