Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Desarrollo rural o publicidad
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 24 de marzo de 2005

Si no se implementan políticas de desarrollo rural de emergencia, la actual campaña de propaganda se quedará en eso, pero no llegará a generar un proceso de desarrollo rural.

Las ultimas semanas han sido pródigas en una campaña millonaria de propaganda del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga). Con este despliegue publicitario, una persona poco advertida podría pensar que en nuestro país se hacen cosas importantes en materia agraria. La verdad es que no es el caso. Especialmente cuando se analizan las ofertas del Maga, los ritmos en los cuales se implementan y los escasos montos asignados.

En el llamado programa de arrendamiento, se habla del apoyo a 10 mil familias, mientras que sólo durante el año anterior Plataforma Agraria (PA) presentó una demanda organizada y documentada para apoyar a 36 mil familias que en ningún momento fue escuchada y dio lugar a un conjunto de despropósitos de parte del Maga.

La historia es conocida y por ello no me detengo en ella. Sólo quiero llamar la atención al hecho de que un programa que se anuncia con bombos y platillos, no alcanza siquiera para atender un tercio de la demanda documentada de PA.

Pero, además, a pesar de la campaña desatada en contra de PA, se impulsó con aval de la Vicepresidencia de la República una verificación de toda la demanda documentada y de las deudas contraídas por los agricultores ante la oferta de apoyo que nunca llegó y para el efecto se contrató a una empresa consultora que hizo su informe y luego del mismo, la demanda sigue acumulada.

Por esta razón me parece de muy mal gusto hacer una campaña que no dice todo, y antes bien oculta lo más grave que hay: una demanda de apoyo para el arrendamiento de tierras que no se cumple y se ignora, a pesar de los compromisos establecidos.

De todas maneras estos programas, que debían ser de mucha mayor amplitud demandan para ser creíbles de algo más: acceso a tierra tema que para el Maga es ajeno, no lo entienden y no lo trabajan a pesar de saber que Fontierras es insuficiente para atender la demanda acumulada de tierras.

Es por ello, que esta campaña de publicidad que apenas tiene un horizonte de 10 familias como realización en 2004 da pena ajena. De alguna manera y tomando en cuenta el alto costo de la publicidad sale más caro el caldo que los frijoles.

Actualmente, en la propaganda del Maga se habla de 200 mil personas, pero ello hace referencia a las familias antes que a los beneficiarios directos, esto es, unas 30 mil o 40 mil personas con un apoyo que incluye deuda impuesta. Son los datos fríos.

Y ello si no se interpone, como la experiencia nos dice, una burocracia que no entiende de desarrollo rural.

Es necesario subrayar que para que cualquier política de desarrollo rural tenga posibilidades es necesario, en primera instancia, abordar el tema del otorgamiento de tierra a los campesinos que no la tienen, la superación de la conflictividad agraria mediante la aprobación de un código agrario, de una ley de catastro y registro acorde con lo planteado por una mesa plural que ya hizo una propuesta completa, el fortalecimiento de toda la institucionalidad agraria, la condonación de las deudas a los pequeños agricultores cafetaleros entre otras medidas.

Lo contrario es publicidad alejada del desarrollo rural que el país necesita.

Se trata de medidas mínimas, especialmente ahora que se da paso a una apertura comercial en donde el agro guatemalteco, excepción hecha de la agricultora de exportación no tradicional, será severamente afectada por la invasión de productos estadounidenses.

Si no se implementan políticas de desarrollo rural de emergencia, la actual campaña de propaganda se quedará en eso, pero no llegará a generar un proceso de desarrollo rural.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.