Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Comentarios a una encuesta
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 21 de abril de 2005

La demanda de información nos dice con claridad que el pueblo guatemalteco rechaza las campañas de propaganda sin sentido que se hace desde el Gobierno. No es cierto que con el TLC ganemos todos y tampoco es cierto que sea un mundo de oportunidades.

Sin duda alguna, la encuesta publicada este lunes por Prensa Libre sobre el TLC y cómo lo vemos en el país desde las diversas posiciones, tuvo o debería haber tenido, el impacto de un tsunami político, pues lo que la misma revela pone en tela de juicio a los actuales gobernantes y a la clase política, especialmente a quienes ocupan el Congreso. Y en otra perspectiva, es una victoria moral del movimiento social y sus movilizaciones.

Un primer aspecto debería ser el que ante el TLC y la política gubernamental, estamos en un país dividido. Un tercio lo apoya, un tercio lo rechaza y el resto lo desconoce o no tiene posición.

Esto es algo que debería ser tomado en cuenta por el actual Gobierno y dejar de reaccionar con prepotencia y poco sentido nacional. Sus opciones políticas, como en el caso presente, dividen al país. Y a pesar de ello se niegan a informar como la gente lo demanda.

Pero lo más relevante es que 84.5 por ciento de la población del país considera que en este tema hacía falta una consulta popular y que estaría dispuesta a participar.

Con ello se vienen al suelo los argumentos del Gobierno en cuanto a que no hace falta una consulta, porque así dice la lectura retorcida de un artículo de la Constitución o porque así lo piensan los gobernantes.

Mientras que en el mismo texto se dice de manera clara que temas de interés nacional deben ser consultados.

Quizá lo más significativo de la encuesta, es que desde que dio inicio la transición política en nuestro país no ha habido ningún momento en el cual un porcentaje tan alto señale la necesidad de una consulta popular para un tema nacional y agregue su disposición a participar.

Ello nos habla de una sociedad advertida, de un proceso de maduración democrático hecho a pesar de la clase política, a contrapelo de la ligereza gubernamental y contra todo pronóstico.

Pero, además, la encuesta pone en trapos menores a los diputados que votaron en contra de la consulta popular, pues les está gritando que el pueblo tiene necesidad de ser consultado, que la opinión de la ciudadanía no es la misma que tienen los diputados, y que en la actualidad y en el tema del TLC están legislando en contra de la ciudadanía. Más claro ni el agua.

La demanda de información nos dice con claridad que el pueblo guatemalteco rechaza las campañas de propaganda sin sentido que se hace desde el Gobierno.

No es cierto que con el TLC ganemos todos y tampoco es cierto que sea un mundo de oportunidades. Habrá unos pocos ganadores y muchos perdedores. Y ello es lo que revela la encuesta.

El hecho es que con todo el peso de la propaganda de Gobierno, hay dos tercios de la población que rechaza o ignora el TLC y ello es sumamente grave, pues nos indica que se gobierna para un sector, pero no para el país.

Finalmente, es necesario subrayar que el TLC está ligado a la ley de concesiones, para bien o para mal, y que bien harían los diputados en reflexionar sobre el resultado de la encuesta, pues la misma se podría hacer extensiva al tema de las concesiones.

En esta perspectiva, me atrevo a decir que si se llegara a aprobar una ley de concesiones que tiene amplio rechazo, se estaría dando una estocada final al escaso prestigio que tiene una institución como el Legislativo.

Y ello no es un buen mensaje para la construcción democrática, que tiene un firme asidero en la gente del país que, por suerte, ya comienza a opinar y a demandar información en temas que le interesan.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.