Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ideología, combustibles y precios
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 12 de mayo de 2005

El bolsillo de los guatemaltecos y el papel del Estado en este complejo tema

En los últimos días la discusión sobre el llamado Acuerdo de Caracas ha visto no pocas notas, opiniones en radio y conversaciones de café. Sin duda, es un tema apasionante, pues existe la posibilidad de obtener petróleo y derivados de Venezuela a un precio menor que el del petróleo de Europa, Estados Unidos e incluso de la OPEP.

La diferencia se encuentra alrededor de US$12 por barril, en el peor caso, y US$7, en el menos oneroso. Pero parecería que el tema se atora en el plano ideológico. Veamos.

Datos publicados este miércoles por Prensa Libre nos dicen que el barril del crudo está alrededor de US$52.07, mientras que el de Venezuela (con datos oficiales) alrededor de los US$40.

Esto es una diferencia de US$12 por barril, mientras que el precio de la OPEP está en torno a los US$47. Son datos precisos, precios de referencia, que son la base para la compra y venta del crudo y sus derivados.

Resulta que el Acuerdo de Caracas plantea que la negociación deba hacerse entre Estados y ello es, sencillamente, difícil para un país como Guatemala, en donde -producto de la lógica económica que predomina en el Gobierno y en el empresariado- todo debe ser privado y dejado a las reglas del famoso mercado.

En tales condiciones, parece que para ser beneficiados por acuerdo de esta naturaleza habría que tener una política diferente y contar con un ente estatal que fuera responsable de tal acuerdo, y parece que desde el Gobierno “no está la magdalena para tafetanes”. Todo privatizado y nada más.

Si se hacen números resulta que si se compran 10 mil barriles diarios US$7 más barato, el país ahorraría la suma de US$70 mil por día, en un mes US$2 millones 100 mil, y en un año, US$25 millones con 200 mil... Y ello traducido al cambio oficial, arroja algo como Q200 millones, que bien valen la pena. Pero... esto sería la ganancia que perderían quienes abastecen de petróleo a nuestro país a precios que son por lo menos US$7 más caro. Es decir, las multinacionales. Qué tal.

En el Acuerdo de Caracas hay la posibilidad de que exista intercambio de petróleo por productos agrícolas, con un plazo de pago de unos 15 años y con una tasa de interés de apenas dos por ciento. Pero, además, parte de esa deuda sería posible ser reinvertida localmente por el país beneficiado.

Es, sin duda, un negocio interesante, particularmente ahora que estamos ante un alza desmedida de los precios finales al consumidor y nuevos impuestos al combustible, como en la ley que se discute en el Congreso.

Estamos ante un grave problema, pues si bien es cierto, como dicen algunos analistas, el Gobierno no está en disposición de modificar su visión mercantil, neoliberal. Parecería que desde otros sectores bien se podría insistir en la necesidad de dar paso a una revisión de este tema, pues junto al ahorro nacional, habría la posibilidad de que el consumidor final recibiera el galón de gasolina más barato, el de diésel lo mismo, de igual manera esto operaria con el búnker.

Llegado a este punto, uno se puede preguntar si se gobierna para los empresarios o para el país, si interesan los precios para los empresarios o para el consumidor. Y ello es un tema esencial para el análisis y, sobre todo, es un punto de sumo interés para los consumidores. O sea, todos nosotros.

En el fondo lo que está a discusión es la capacidad del Estado de intervenir en el proceso de compra, venta y distribución de estos productos, así como en el de regular los precios de un insumo estratégico para el funcionamiento de un país como el nuestro. No creo que se trate de ideologías, es algo más concreto: el bolsillo de los guatemaltecos y el papel del Estado en este complejo tema.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.