Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Gaspar Ilom
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 16 de junio de 2005

Más adelante dejó el mundo de las letras y las publicaciones y se reincorporó a la lucha revolucionaria en el país.

Ayer al filo del mediodía falleció Rodrigo Asturias Amado quien fuera conocido en los años de la guerra como el comandante Gaspar Ilom, dirigente máximo de la Organización del Pueblo en Armas (ORPA) y posteriormente integrante de la Comandancia General de la URNG.

Hijo del premio Nobel de Literatura y premio Lenin de la Paz, Miguel Ángel Asturias, se destacó en la época de la guerra por la construcción de una sólida organización que desde su fundación reivindicó el papel de los indígenas en la vida nacional. De su autoría se pueden mencionar textos sobre el racismo, que recogen la visión que sobre este medular tema tenían él y sus compañeros.

Inició su vida guerrillera en 1962, en el fallido intento de construir un frente guerrillero en Concuá, en la Baja Verapaz, en donde luego del fracaso fue hecho prisionero y posteriormente viajó al exilio.

De esos años es su colaboración con la editorial Siglo XXI, en donde ocupó el cargo de gerente, en un período en donde esa editorial se constituyó en un esfuerzo de vanguardia en el ámbito del pensamiento social latinoamericano.

Más adelante dejó el mundo de las letras y las publicaciones y se reincorporó a la lucha revolucionaria en el país.

Gaspar Ilom es el personaje de Hombres de Maíz que evocando la presencia indígena en la vida nacional y seguramente en homenaje a su padre, Asturias retoma como su nombre de guerra.

Así lo conocimos de los años iniciales de la segunda época de la guerra.

Más adelante nos tocó asistir como integrantes de la delegación de la URNG a la primera ronda de negociaciones de paz en Madrid, España, en octubre de 1987, para sentar las bases de lo que sería la solución política del conflicto armado en Guatemala.

De esa fecha hasta meses antes de la firma de la paz trabajamos de manera cercana en el proceso de construcción de los acuerdos de paz; él como integrante de la Comandancia General de la URNG y yo, de la Comisión Político Diplomática.

La paz se firmó y el proceso siguió su propio camino, que en la actualidad constituye una agenda pendiente y de hecho, la única propuesta de consenso construida a lo largo de años por diversos sectores sociales y políticos guatemaltecos.

En las elecciones recién pasadas fue el candidato presidencial por la URNG, con resultados que pudieron haber sido mejores. Pero ello no disminuye su calidad intelectual ni su apuesta por un futuro mejor para nuestro país.

De entonces a la fecha sus actividades se centraron en su partido y en el desarrollo de las relaciones internacionales.

Su fallecimiento es, sin duda, una pérdida sensible para la organización ex insurgente y para diversos sectores nacionales.

Pienso ahora que en los aportes más destacados a la comprensión de la sociedad guatemalteca, ocupa un lugar central la publicación de los libros Racismo I y II, pues en ellos hay una mirada nada complaciente con uno de los flagelos más perniciosos en la vida de nuestro país: la discriminación por razones de naturaleza étnica.

Se podría pensar que la existencia del racismo es lo que nos impide la construcción de una sociedad verdaderamente democrática y sin exclusiones.

Se puede afirmar sin muchas vacilaciones, que a pesar de sus errores, en las filas de sus oponentes políticos y entre quienes integraron las diferentes comisiones de paz del Gobierno, siempre hubo la sensación de que con Gaspar se podía intercambiar, buscar acuerdos, limar asperezas, llegar a consensos.

Es sin duda el lado más singular de su personalidad. Ahora, ante su fallecimiento, quiero expresar mis condolencias a sus compañeros más cercanos, a su esposa, Sully, a Sandino y Rodrigo, sus hijos.

Descanse en paz, Gaspar Ilom.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.