Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Miedo a la democracia
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 7 de julio de 2005

La ciudadanía no es sólo aquella que se expresa cada cuatro años para elegir presidente, diputados o alcaldes

Luego de las consultas realizadas en Sipacapa y en Río Hondo, las opiniones que buscan deslegitimar éstas han florecido sin el menor cuidado y sin la menor vergüenza.

Pero sobre todo, con una defensa de los intereses de dos empresas por encima de la voluntad popular expresada en las consultas realizadas con todas las de ley y con la mayor legitimidad posible.

En un caso amparados en el Código Municipal y el Convenio 169, y en otro en el Código Municipal con el aval del TSE.

En ambos casos con opinión favorable de la Corte de Constitucionalidad. Más legalidad no hay.

El tema no es nuevo. Ocurre que en América Latina hay una visión de democracia que se puede resumir así: “La democracia como el gobierno de los políticos y nada más”.

Pero también, como el derecho de las empresas privadas para hacer lo que les venga en gana apoyados por la casta de los políticos desde el Gobierno con el aval de sus tinterillos y testaferros. Aun desde el campo supuestamente académico. Son los hechos.

Pero hay junto a esta visión, la idea de que la gente no tiene derechos y en todos los casos cuando expresa opiniones que no son las comúnmente aceptadas, se exclama que hay riesgos de caos, anarquía y se apela a los miedos más extraños.

En el caso actual, el miedo que se expresa es a una democracia con participación, a una democracia que exige derechos, y ello al amparo de una ciudadanía que crece en nuestro país. Pero sobre todo, con legalidad y legitimidad.

Y hay también mucha desinformación o ignorancia. Como buen recordatorio vale la pena citar para el caso de Sipacapa y de Ixtahuacán, la encuesta de Vox Latina-Prensa Libre de octubre de 2004, en donde los vecinos de estos dos municipios dijeron en un 94 y 96 por ciento, respectivamente, que nadie les había preguntado si estaban de acuerdo con la mina.

Y en porcentajes de 84.8 y 82, dijeron que la mina iba a afectar a los municipios encuestados, mientras que a la pregunta de si la mina iba a crear riqueza o destrucción respondieron que destrucción en 85.8 y 85.6 por ciento respectivamente.

Son de hecho los resultados que arroja la consulta de hace unos días. Como se ve no hay indicios de manipulación.

En Río Hondo, el origen de la consulta es también parte de un proceso en donde la participación ciudadana fue el motor desde siempre.

Aquí, el 10 por ciento de la población con nombre, número de cédula y de padrón electoral demandó a la municipalidad la realización de la consulta, que por esta razón tuvo el aval y acompañamiento del TSE.

El tema de los miedos a la construcción democrática, creo que deberían dar paso a la comprensión de que la ciudadanía no es aquella que se expresa sólo cada cuatro años para elegir presidente, diputados o alcaldes.

Tiene otra dimensión, y ésta es la necesidad que tiene la población de participar en la construcción de su futuro y en la elaboración de políticas públicas, especialmente cuando su destino se encuentra afectado.

Es falso que la democracia se realice sólo en época de elecciones, esto es apenas un componente.

El otro está dado por la participación cotidiana, y en este caso las consultas realizadas en Sipacapa y Río Hondo son sólo dos demostraciones de cómo se puede construir ciudadanía en serio. Y ello más allá de los discursos.

Valdría la pena citar al pensador italiano Norberto Bobbio que señala que “el reto se plantea en términos de avanzar y transitar de la democratización del Estado a la democratización de la sociedad”.

De lo contrario, tenemos la democracia de la obediencia, autoritaria y sin participación ciudadana.

Esto lo planteo como una invitación a la reflexión y al debate serio.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.