Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

BID ¿préstamos con corrupción?
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 11 de agosto de 2005

De acuerdo con datos de Inforpress, Guatemala es la peor cartera en América Latina y entre 1998-2002, durante los gobiernos de Arzú y Portillo, no se realizaron una de cada tres auditorías.

Como mala noticia leí en Inforpress, publicación especializada sobre temas centroamericanos, que Guatemala está condenada a pagar intereses sobre préstamos de dudoso impacto. Pero no sólo eso.

De acuerdo con la publicación, varios préstamos fueron anulados total o parcialmente por razones que no se explican, aunque se podría pensar que por debilidad en la ejecución, falta de capacidad institucional o corrupción, lo cual es realmente grave porque a la fecha no hay aclaración oficial.

De acuerdo con la publicación (www.inforpressca.com/inforpress) hay por parte del BID la aceptación de que hubo irregularidades en supervisión y ejecución de préstamos, pero no se informa sobre los costos reales para el país.

Pero además, que fueron anulados, préstamos que ya habían sido otorgados por el monto de US$25 millones para el Instituto Nacional de Estadística, US$10 millones para el Ministerio de Trabajo, US$22 millones para la reforma educativa, US$34.8 para el tratamiento de desechos sólidos en la ciudad de Guatemala; casi US$100 millones.

Y aquí se abre un conjunto de interrogantes: ¿Es responsable el Gobierno o el BID? ¿Quién proporciona la información sobre los préstamos? ¿Como explicar que el INE, el Ministerio de Trabajo, el Mineduc, o la Municipalidad no digan nada al respecto, cuando se enteran que préstamos que ya estaban otorgados, son anulados por mala ejecución o por demora en la ejecución de los mismos?

En Costa Rica, hay quejas de la manera en que el BID otorga sus préstamos y la forma en que el Gobierno los ejecuta. Hay denuncias de parte de legisladores oficialistas y de oposición, pues se considera que el BID impone la agenda del país y ello no puede ser aceptado, especialmente si como se denuncia, hay mala ejecución, supervisión y seguimiento, junto a costos altos por los trámites de los préstamos.

“La diputada Laura Chinchilla aseguró que no sabía cómo se iba a manejar el préstamo (de US$116 millones) lo cual la hacía temer que pasaría como en el pasado, cuando los créditos perdían la ruta original para la que tenían que ser utilizados. Para la diputada Epsy Campbell, el préstamo del BID “es una nueva imposición de adquirir un préstamo en el cual el estado costarricense debe poner la mayoría de dinero para hacer lo que ese banco dice”.

No se trata de un tema menor, sobre todo ahora, pues en la agenda del Congreso hay nuevas solicitudes de préstamos cuando no se ha podido ejecutar lo que anteriormente se había contratado, ¿Nos encontramos en el asunto de los préstamos ante un caso de corrupción globalizada?

De acuerdo con datos proporcionados por Inforpress, Guatemala es la peor cartera en América Latina y durante 1998-2002, esto es durante los gobiernos de Arzú y Portillo, no se realizaron una de cada tres auditorías. Parecería que por ello varios oficiales del BID fueron separados de sus funciones, y hay renuncias inexplicables en el BID como en el caso de su anterior encargado residente.

El conjunto de anomalías que se señalan deberían, por lo menos, hacer que las comisiones del Congreso, entre ellas de probidad, educación, economía o asuntos municipales, investiguen los datos apuntados antes de pasar a la aprobación irresponsable de nuevos préstamos que sólo aumentan la deuda externa del país que todos terminamos pagando con altos intereses.

Pero sobre todo, que se haga una relación exhaustiva entre la tendencia a contratar nuevos préstamos, antes que abordar y resolver el agudo tema fiscal del país que entre otras cosas, lleva al actual gobierno ante las presiones sociales, a contratar más deuda, vía un Congreso desinformado, antes que colocar como tema central de su agenda una urgentísima reforma tributaria.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.