Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Una propuesta para la maquila
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 1 de septiembre de 2005

Las maquilas deberían pagar una fianza antes de iniciar operaciones a efecto de proteger los salarios de los trabajadores ante situaciones “inesperadas”.

La semana pasada vimos de nuevo a trabajadoras de una maquiladora textil llevarse los instrumentos de trabajo para tratar de compensar la falta de pago de salarios y prestaciones laborales.

El dueño de esta fábrica, como en muchos casos, se dio a la fuga y seguramente se encuentra en otro país, con una nueva maquiladora y gozando de los beneficios que se otorga a los aventureros que, con pretexto de ser industriales, aterrizan en nuestros países con frecuencia. Antes fueron europeos. Ahora son asiáticos.

En esta ocasión como en anteriores, el Ministerio de Trabajo brilla por su ausencia. No hace nada ni dice nada. Es el autismo total. Aparte de estar llamado para fijar el salario por productividad -esto es: permitir que los empleadores expriman mucho más a los trabajadores- el Ministerio de Trabajo no existe, es una burla. Pero no vale la pena gastar pólvora en zanates. Ya sabemos que lo único que no hace el Ministerio de Trabajo es velar por los derechos de los trabajadores.

Va una propuesta de elemental justicia:

a) Que la maquila pague una fianza antes de iniciar operaciones a efecto de proteger los salarios de los trabajadores ante situaciones “inesperadas” como la ocurrida en la última maquila.

En este caso, el Gobierno se debería comprometer a completar durante tres meses los salarios no pagados. Esto porque las maquilas gozan de exenciones y privilegios cuando se instalan y deberían tener su complemento con la defensa de los derechos laborales de la manera que se propone.

b) Que en todas las industrias de maquila que pasen de 25 trabajadores sea obligatorio un sindicato que vele por los intereses de los trabajadores. Ello en cumplimiento de los derechos laborales universalmente reconocidos ¡incluso en el TLC! En el caso de los sindicatos de maquila, una actividad adicional para los sindicalistas sería el control y auditoría de la producción de tal manera que en casos extraordinarios puedan tomar el relevo de la misma en los términos que se proponen.

c) En caso de quiebra o huida del propietario, antes de cobrarse con la maquinaria, se debería organizar la producción mediante una cooperativa, que tenga en su base la organización sindical que previamente haya sido constituida. Sería la mejor defensa de los derechos laborales de los trabajadores.

Por mercado no habría mucho problema, especialmente si como se dice, con el TLC se puede exportar sin trabas hacia el mercado más grande del mundo.

Habría otras medidas a tomar, pero de momento éstas son las principales que buscan la defensa del empleo y los derechos laborales que generalmente se violan por parte de los patronos y las autoridades.

Para el caso de maquilas donde los propietarios vuelen, lo primero, entonces, es la constitución de una cooperativa de producción; y en estos casos, que el Gobierno otorgue, de emergencia, una cantidad por lo menos equivalente a lo invertido en el último año para que la maquila no cerrara las puertas.

A continuación, vía el Ministerio de Economía, se debería buscar el mercado para que la cooperativa no tuviera problemas con la colocación de su producción.

Con ello se estaría abriendo una vía para que las fuentes de trabajo no se agotaran por sinvergüenzadas como las que de tiempo en tiempo y con cada vez mayor frecuencia se publica en medios nacionales, pero sin que nadie intervenga.

Es una manera de proponer formas para abordar crisis como la reciente que representa la existencia de unas 500 familias nuevas sin ingresos, por la fuga de un propietario de maquila que por buen tiempo se benefició de la generosidad del gobierno con los empresarios.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.