Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala; ¿Desastre natural?
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 8 de octubre de 2005

Sin duda, como ya se observo en el paso del Katrina en Nueva Orleans, asistimos a la demostración clara de que las políticas neoliberales que han desmantelado al estado, son una de las principales causas de la escasa o pésima atención de la gente y sus comunidades.

La furia natural del huracán Stam hizo recordar el desastre causado por el Mitch en 1998. Sin embargo, las medidas preventivas no aparecieron por ninguna parte, al extremo que 48 horas después del paso destructor del fenómeno metereologico, comunidades del interior del país siguen sin atención de ningún tipo. Falta agua, víveres, ropa, etcétera. Sin duda de ningún tipo la población pobre, como siempre, es la más afectada. Las cifras de daños, siempre preliminares, nos hablan de miles de damnificados, incontables muertes, perdidas de viviendas, siembras, y todo tipo de recursos en las comunidades. No hay un dato serio y confiable.

Las vías de comunicación se encuentran colapsadas en por lo menos 6 departamentos del país y ante ello vemos con claridad que el estado es incapaz de reaccionar de manera rápida, eficiente y coordinada. En el fondo se debe a que la agenda de los neoliberales no contempla a la gente y por ello la agenda social no existe de hecho. Sin duda, como ya se observo en el paso del Katrina en Nueva Orleans, asistimos a la demostración clara de que las políticas neoliberales que han desmantelado al estado, son una de las principales causas de la escasa o pésima atención de la gente y sus comunidades.

Pero junto con ello hay otro elemento que es necesario considerar. Durante los últimos años se ha dicho hasta el cansancio que no se puede jugar con el medio ambiente, que no se pueden destruir los manglares en las costas, que la deforestación debe tener un alto inmediato, que no se pueden construir presas o desviar ríos con impunidad pues luego la naturaleza pasa la factura. De igual manera que no se puede construir viviendas en cualquier lugar, que hace falta una política ordenamiento territorial con participación de la gente.

De igual manera que no se puede construir puertos en donde no existen condiciones y menos construir muros de contención destruyendo las defensas naturales en los lugares. La construcción de obras de infraestructura no autoriza la destrucción de los mecanismos de defensa que la naturaleza ha desarrollado en muchos años.

Con el huracán Mitch en el año 1998 se dijo por múltiples voces que Guatemala se encontraba ante una especie de Mitch estructural y que debía de tomarse medidas que abordaran y resolvieran de fondo, el desequilibrio ambiental creado en los últimos años por la voracidad de empresas o por la torpeza de instituciones de gobierno. Los resultados están a la vista: un caos absoluto, miles de damnificados y una demostración de incapacidad institucional para atender este tipo de acontecimientos.

No se trata de un castigo divino. Es el resultado, en gran medida, del desastre ambiental a que nos ha conducido una visión que considera a la naturaleza como algo propio y no como un patrimonio colectivo. Una visión que no tiene agenda social y deja todo a una idea de mercado retórica. En fin, una idea del estado mínimo que a la hora de un desastre natural no puede reaccionar porque no tiene los recursos ni las capacidades. En suma, el resultado de una política que únicamente considera a la gente como mano de obra barata, y no como ciudadanos a quienes se les debe dar atención de manera permanente y con mayor razón, cuando se encuentran expuestas a fenómenos naturales como ahora con en el Huracán Stam.

Fuente: www.rebelion.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.