Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Finqueros a Fontierras
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 8 de diciembre de 2005

Ahora se habla de una reestructuración del ICTA, para lo cual se despide primero a toda la cúpula del mismo, con el objetivo de privatizarlo y seguir privilegiando a los finqueros del país.

Hace unos pocos días hubo relevo parcial en Fontierras. El ahora ex director, hombre de confianza del ministro de Agricultura, es acusado de muchas malas prácticas. Entre ellas, administrar de mala manera uno o dos fideicomisos y la contratación de varias personas sin llenar los requisitos legales establecidos por el propio reglamento de Fontierras.

Sin duda, es un tema preocupante, pues el mismo se suma a las reiteradas denuncias de corruptela en esa institución, que sigue sin dar resultados acordes con las necesidades por las cuales fue creada.

Lo que más preocupa es que el sucesor es Eduardo Figueroa, de la Cámara del Agro, pues -de acuerdo con informaciones internas- es conocido testaferro de la asesora del actual ministro, con lo cual aparece con claridad la orientación que se pretende dar a este instrumento, que, resultado de los acuerdos de paz, ahora deriva en un mecanismo de venta y compra de fincas a modo y manera de finqueros.

El paquete está con este movimiento amarrado. En el caso de Fontierras hace falta, y de emergencia, un proceso de auditoría externa para determinar los alcances de la corrupción.

Esto es sin duda la aplicación de un llamado plan estratégico del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) que se orienta a convertir la institucionalidad agraria en mecanismos para que los finqueros del país mantengan la forma directa de contar con el apoyo del Gobierno dejando de lado el fortalecimiento de la economía campesina.

Es lo que se puede ver, sin ninguna duda, en el documento interno del Maga, Plan Estratégico 2005-2008.

Sin embargo, un asunto que demanda investigación es el que este documento se haya elaborado a partir de la oficina del actual viceministro, Ricardo Santa Cruz Rubí, desde su empresa de consultores, lo cual sin hilar fino nos habla de tráfico de influencias y de una manera de actuar como juez y parte. Resulta que el ministro contrata a su vice para que le haga una propuesta de reingeniería, y la misma se hace desde una oficina privada del mismo... Negocio redondo, pues, como se dice, del cuero salen las correas.

El tema no sería tan grave si se actuara con transparencia, pero resulta que no hay nada que diga que se van a respetar las afirmaciones del mentado plan estratégico del Maga, elaborado por sus propios achichincles, y que dice en una de sus partes: “Se asume el compromiso de actuar con probidad, dejando evidencia accesible en todo momento sobre el adecuado y oportuno cumplimiento de las normas establecidas para la realización de reacciones administrativas, financieras y técnicas”...

Pero hay más. Ahora se habla de una reestructuración del ICTA, para lo cual se despide primero a toda la cúpula del mismo, con el objetivo de privatizarlo y seguir privilegiando a los finqueros del país.

No se crea que se habla al tanteo, ya que hay datos de cómo parte de la infraestructura de esta institución se ha privatizado de hecho, como el arrendamiento de la finca del ICTA en el Polochic, que se le da a los cañeros, o la de Cuyuta, en la costa sur, igualmente a los cañeros, y por 20 años, antes que ser instrumentos para fortalecer la producción campesina.

Estos son temas para que por lo menos por parte de las comisiones del Congreso encargadas tanto de la probidad como de la agricultura, se tomen cartas en el asunto, pues no es con publicidad del Maga sobre acciones reales o supuestas como se puede impulsar verdaderas políticas publicas para el fortalecimiento en la economía agrícola del país, que no tiene en la agroexportación su único objetivo, sino que ante todo tiene en las demandas campesinas por la tierra, por tecnología y por mercados, la razón de ser.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.