Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

TLC, para abril o para mayo...
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 15 de diciembre de 2005

El país se encuentra ante un serio problema, pues no parece que las actuales autoridades tengan los pantalones bien puestos para decir no a las pretensiones de los gringos.

Cuando muchos empresarios hacían cuentas alegres por la puesta en vigor del TLC en enero y para que Guatemala ingresara al mercado mayor del mundo sobre la base de una economía competitiva que existe sólo en el discurso, pero no en la realidad, resulta que nanay, que a lo mejor para abril o para mayo, como dice la vieja canción.

El asunto es delicado. Si recordamos, el TLC se pasó a puro tubo en el Congreso, se le dobló el brazo a varios partidos políticos, se hizo cambios en ministerios, se cabildeó mucho y mal por parte de la Cancillería, se llevó a cabo negociaciones en lo oscurito, se hicieron concesiones antes de tiempo, se manoseó toda la agenda nacional e internacional del país por la aprobación cuanto antes del TLC, y ahora parece que siempre no.

Resulta que todo lo negociado bajo la mesa y las concesiones no son suficientes, y que los gringos quieren más. Insaciables ellos. Y claro, sus voceros internos, como algunos diputados, dicen que no, que es mucho lo que piden, pues para que se sepa, son al menos 16 leyes las que habría que modificar para darle gusto a los gringos y a unos cuantos de sus socios en el país, como Agexpront, Cámara del Agro o la Amcham.

Como los gringos quieren siempre más, ahora su demanda es que junto a las leyes nacionales que hace falta modificar, es necesario renegociar algunos puntitos que no quedan muy claros para los intereses de las multinacionales, como las multinacionales de la medicina.

En consecuencia, el texto del TLC habría que modificarlo en partes que sólo convienen a los gringos.

En suma, nos jodieron con el texto firmado y ahora nos quieren rejoder con sus modificaciones. Así de simple.

Creo que lo que corresponde ahora es que no se modifique ninguna ley nacional, y que no se acepte bajo ningún pretexto la renegociación del TLC en puntos que sólo interesan a EE.UU.

En todo caso, habría que renegociar el texto entero y, con ello, proteger rubros de interés nacional que quedaron seriamente desprotegidos en la fase de pésima negociación del tratado.

Es momento de poner las cosas en su lugar, aun si es un poco tarde.

Para ello, es indispensable una moratoria real para la entrada en vigencia del TLC con el objetivo de preparar el país para ello. Sin ser exhaustivos, diría que lo primero es la elaboración de una sólida política de desarrollo rural, pues como se sabe es el sector que quedó más desprotegido en el texto del TLC aprobado.

A continuación, que los partidos políticos en el Congreso hagan, pero en serio, una agenda nacional compensatoria que en verdad no existe, pues si recordamos, la que se aprobó como hoja de parra por los partidos, no llega a ser nada compensatorio, sino que se trataba de la vaselina para la aprobación espuria del TLC.

Sin embargo, lo peor de todo el asunto es que EE.UU. presiona por la parte que más duele, esto es, por la vía de los migrantes chapines.

El planteo es simple: si apretamos a los migrantes que generan unos US$3 mil millones a Guatemala y no se aprueba el TPS, tienen que aflojar y dar paso a las modificaciones en materia de las leyes que se piden y además, dar más concesiones en las medicinas y particularmente en los genéricos. Eso es lo que ahora está en juego, ni más ni menos.

Por lo señalado, el país se encuentra ante un serio problema, pues no parece que las actuales autoridades tengan los pantalones bien puestos para decir no a las pretensiones de los gringos que, como se sabe, van mucho mas allá del texto aprobado en marzo a pesar del enorme descontento nacional. Veremos.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.