Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Cuál proceso de paz? (IV)
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 4 de enero de 2007
mszurdo@hotmail.com

Hicieron de la paz la ocasión para una especie de clausura de escuela primaria.

Finalmente el desgobierno actual hizo el ridículo con los festejos de la paz. En una serie de actos desprovistos de proyección y contenido, hicieron de la paz la ocasión para una especie de clausura de escuela primaria.

Canto, poesía (mala, por cierto) alguna exposición de huipiles, un poco de marimba, de nuevo el cambio de una rosa marchita, y nada más. Y hubo ausencias de peso. La contraparte ex guerrillera en la firma no asistió. El ex presidente Arzú optó por hacer un acto con acarreados en tu muni. Y la gente, principal actor y beneficiario de la paz, se quedó en su casa.

Por suerte, los patojos de Hijos dieron el toque que hacía falta. Llegaron al Palacio y gritaron unas cuantas verdades, portando camisetas con leyendas de denuncia, pero fueron llamados al orden por el presidente y por la diligente secretaria de la Sepaz y expulsados del acto “solemne”.

Es el balance de un festejo de la paz.

En el acto de marras, el actual presidente se dio el lujo de manosear, contra toda lógica política, las reformas constitucionales previstas en los acuerdos de paz. Obviamente, más como acto demagógico que como proyecto político, pues no hay quién apueste en la actual coyuntura, en medio de un proceso electoral, con el desgaste profundo del gobierno actual, y con otros temas en la agenda nacional, como la urgente reforma del sistema financiero que nos está llevando a un corralito como en la Argentina, a la idea de reformar la Constitución en los temas que se preveían en los compromisos de la paz.

El anuncio presidencial sólo nos indica el nivel de irresponsabilidad y la ausencia de sentido político que ha caracterizado el infame gobierno que tenemos y que debe concluir en el más absoluto desastre.

HASTA PRONTO

Por razones de política editorial me informan que mi columna, Letra con Filo, no tiene más el espacio en Prensa Libre. Terminan así dos años y medio en donde, jueves a jueves, presenté opiniones sobre los más diversos temas. De orden político, económico, de análisis internacional, sociales, entre otros. No faltó en alguna ocasión algo cultural. Y, haciendo el balance de lo escrito, me siento satisfecho.

Con una visión de izquierda comprometida desde lo social sobre los diferentes temas, expuse a lo largo de los últimos dos años y medio los derechos de las mayorías ante políticas de gobierno contrarias a los más elementales criterios de equidad o solidaridad.

Y, de manera clara, mantuve un debate permanente con las posiciones de derecha recalcitrantes, que no alcanzan a entender que la democracia se construye con inclusión, y sobre todo, con apertura para comprender los puntos de vista de otros. Pues la descalificación sólo esconde falta de argumentos.

Tengo ahora 10 años de escribir en medios de circulación nacional. Antes lo hice en elPeriódico y luego en Prensa Libre, y durante los años del conflicto, en medios de circulación clandestina.

Por ello, exponer ideas y comentar temas de la actualidad forma parte de un hábito que no se puede dejar. Es la razón por la cual Letra con Filo no concluye, sino que se traslada a un sitio en Internet.

En el sitio www.albedrio.org, todos los jueves estará mi columna, pues el hábito de la escritura y la polémica continúa. En la nueva fase que se abre desde esta nota, espero mantener el contacto con lectores y lectoras que durante estos años comentaron mis columnas y me instaron a mantener la defensa de los intereses sociales y la lucha por un país mejor. Sin más, hasta pronto.

NOTA DE LA DIRECCIÓN: La política editorial de Prensa Libre, desde hace varios años, establece que ningún columnista de este diario puede tener participación activa en partido político alguno.

Casos similares a éste se han presentado antes con columnistas que se integraron a organizaciones políticas de diferentes corrientes ideológicas.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.