Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Letra con Filo
Concepción Tutuapa
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 15 de febrero de 2007
mszurdo@hotmail.com

Lejos de la agenda política de la mayoría de partidos políticos, candidatos, sectores, y el largo etcétera que se impone en estos análisis, resulta que en las comunidades guatemaltecas sigue creciendo una tendencia hacia formas de democracia directa en los temas centrales que les afectan. Es el caso de la consulta democrática realizada por 48 comunidades de Concepción Tutuapa, municipio de San Marcos, en días recientes.

En Tutuapa como en otros municipios de la republica, la consulta organizada fue para oponerse de manera democrática y masiva, a los intentos por realizar en sus comunidades y territorios, exploraciones de minería, particularmente a cielo abierto. Todo ello invocando el cumplimiento de las disposiciones contenidas en el Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas. Y esto, no hay que perderlo de vista, forma parte del ideario de la izquierda revolucionaria de este país.

Parecería que es el signo de los tiempos. Este proceso de consultas populares para demandar el cumplimiento de instrumentos internacionales como el Convenio 169 o los contenidos de una democracia participativa, inicio en Sipakapa, San Marcos, y desde entonces son varios los municipios de diferentes departamentos, en donde se realizaron consultas con amplia participación para expresar el descontento ante las sucesivas concesiones mineras que este gobierno lleva a cabo sin consulta con las comunidades.

No es algo menor. Si analizamos de manera objetiva, resulta que es un asunto de interés nacional que va mucho más allá de si la minería es buen negocio o mal negocio para el país. Lo que está en juego tiene que ver con los derechos democráticos de miles de hombres y mujeres de nuestro país, con el cuidado y conservación de recursos naturales, sea de naturaleza hídrica o de especies vegetales o animales. Es en suma, la posibilidad de impulsar un modelo de desarrollo que sea sustentable y desde la perspectiva ambiental, que sea integral.

Aunque quizás, el punto central sea alrededor de construir una democracia participativa que refleje los intereses reales de la población, que en la mayoría de consultas realizadas, es indígena, y que conoce un proceso de emergencia en la lucha por sus derechos, que todavía no alcanza por la vía electoral. Pues es necesario convenir, que los procesos electorales con el voto acarreado, no llegan ni de lejos a cumplir con las expectativas de una población como la guatemalteca, que a pesar de lo que se diga, de manera gradual va tomando conciencia de sus derechos ciudadanos y ahora, vía las consultas populares busca la manera de que estos sean positivos, efectivos, reales.

No se crea que estamos ante un debate de poca monta. Por el contrario, pues lo que las comunidades como la de Concepción Tutuapa hacen en la práctica y de hecho, es poner en cuestión el estrecho margen de la democracia guatemalteca. Es cierto que las consultas se realizan, que son masivas, que se encuentran amparadas en ley y de manera particular por el Convenio 169; pero es igualmente cierto, que por el peso del autoritarismo, centralismo político, y una aproximación perversa a las normas procesales de la democracia, las consultas no son respetadas por el estado guatemalteco, menos por el grupo de empresarios que por hoy ocupan el gobierno central.

Así, mientras continúan las consultas populares y los ejercicios de democracia directa, el gobierno sigue con la típica sordera de los empresarios vendepatrias, y los partidos políticos victimas de una ceguera que da vergüenza ajena. Es lo que hace insulsas las peroratas de los partidos que no entienden lo que se está desarrollando desde las comunidades: una democracia directa y participativa, que muchos respaldamos.

Para el caso de Tutuapa, no tardan en aparecer voces de la derecha empresarial o sus tinterillos, que vociferan sobre las consultas que no respetan los “intereses del estado”, con lo cual nos dicen que las comunidades o municipios no forman parte de esa construcción denominada estado. Creo que es de una manera de decir: señores, las concesiones son derecho de quienes ejercemos el poder y las consultas nos vienen del norte y nos las pasamos por el arco del triunfo. Valiente democracia que opera y actúa en contra de los ciudadanos.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.