Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Letra con Filo
Febrero para olvidar, ¿de veras?
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 28 de febrero de 2007
mszurdo@hotmail.com

El asesinato de los diputados del Parlacen y luego de los supuestos asesinos, integrantes de un comando especial de lucha contra el crimen organizado, es digno de ser analizado como una novela policíaca o un filme negro. Policías y ladrones que al unísono se matan en demostraciones de fuerza e impunidad, con abierta complicidad de instituciones de Estado. Nada del otro mundo en un país como Guatemala, calificada por un relator de las NNUU como lugar perfecto para el crimen.

Nuestro país vuelve a ser un país condenado por toda la comunidad internacional. Es un país riesgo a la hora de escoger un lugar para vacacionar. Y ello afecta una de las pocas actividades económicas del país. No es casual la reacción de miles de salvadoreños que dicen ahora que mejor se quedan en su casa antes de viajar a nuestro país. Adicionalmente, con hechos del nivel comentado, no hay inversión extranjera que venga a nuestro país. No importa que se ofrezcan bajos salarios, ausencia de derechos laborales, concesiones leoninas, etcétera. Guatemala no puede ser por ahora un lugar que atraiga la inversión extranjera. Somos un estado fallido o un narcoestado. Punto

Estamos ante una verdadera crisis de seguridad. No hay atenuantes. En estas condiciones uno se pregunta con toda legitimidad, ¿Qué nos ofrece el actual proceso electoral? ¿Que respuestas pueden dar los ya ungidos candidatos presidenciales? Y quizás respondiendo estas interrogantes se pueda encontrar alguna de las pistas que necesitamos como país, como nación, como Estado.

Sin mucho alarde de imaginación habría que pensar en un proceso de depuración de todos los instrumentos que tienen que ver con la seguridad ciudadana. No basta con depurar unos cuantos policías, pues es necesario convenir que el problema se ubica en los mandos de las diversas instituciones policíacas... Es indispensable además, regular el funcionamiento de las policías privadas que ya cuenta con unos cien mil miembros, y con alrededor del 50 por ciento de las empresas que no llenan los requisitos mínimos indispensables.

A continuación es urgente que se ponga a funcionar como debe un sistema nacional de seguridad, incluido en ello el sistema nacional de inteligencia. La SAE debe dejar de ser una institución que recorta periódicos y no hace el análisis estratégico que hace falta. En suma una especie de refundación de todo el sistema de seguridad del país, arrancando con el ministerio de gobernación.

Y por supuesto, se tiene que aclarar hasta sus últimas consecuencias lo ocurrido con el asesinato de los diputados del Parlacen y la manera en que los supuestos asesinos fueron a su vez asesinados por fuerzas de un comando de sicarios al servicio del estado. Es lo menos para poder recuperar un mínimo de confianza ciudadana en las autoridades del país, así como para que se puedan impulsar campañas para atraer visitantes a un país de caos como el nuestro. De igual manera, es urgente que se aclare como y al mando de quien funcionan los escuadrones de la muerte. O si por el contrario los mismos no existen, se debería dejar esto muy claro. Lo contrario es la ingobernabilidad.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.