Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Letra con Filo
Ecuador hacia un cambio de fondo
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 17 de abril de 2007
mszurdo@hotmail.com

El resultado de la consulta popular realizada este domingo en Ecuador, con mas de 78 por ciento de aprobación, nos pone ante una situación que confirma tendencias inocultables en los últimos años: el continente se mueve a la izquierda por vías democráticas. Sea en Ecuador, Venezuela o Bolivia, y en menor medida Nicaragua, las urnas están definiendo los cambios de fondo que estos países demandan, o mejor, que los pueblos de estos países demandan. Es en ultima instancia, la derrota de las políticas neoliberales y sobre todo, la demostración que la democracia en el continente para serlo, debe pasar la prueba de gobiernos de izquierda que sean electos por mecanismo democráticos y que por la vía de los votos, cambien las reglas del juego construidas por décadas de gobiernos empresariales, oligárquicos y neoliberales.

Y claro, esta demostración de respaldo social profundo hacia los cambios que se anuncian, ponen en serio problema a la clase dominante de la región. No se pueden combatir los cambios que surgen de las urnas y los votos. No se puede negar la realidad solo por razones ideológicas, pues hay que convenir, que los votos y la izquierda están haciendo una buena mezcla, y tienen un buen desempeño.

En Ecuador, el presidente Correa, que antes de las elecciones era prácticamente desconocido por los medios de comunicación nacionales y extranjeros, dice con claridad que es necesario modificar de fondo la Constitución de ese país construida a lo largo de muchos años de una partidocracia que salio de las urnas absolutamente derrotada. Pero hay más. Los resultados de la consulta popular en Ecuador nos dicen hasta que punto el hartazgo de políticas neoliberales, de privatizaciones de recursos naturaleza, de venta a precio de cacahuate de los servicios esenciales, y ante ello el veredicto indiscutido de las mayorías ecuatorianas.

Luego de varios años de luchas sociales y de gobiernos buenos para nada, el pueblo ecuatoriano parece que encontró en Rafael Correa al líder que necesitaban para impulsar los cambios estructurales que desde hace años demandaban. En ello hay participación de los pueblos originario del Ecuador, de las capas medias, de los mestizos y de la mayoría se sectores que desde hace años querían un cambio. El hartazgo de los caciques folklóricos y las prácticas clientelares es lo que abona una victoria en las urnas como la de ayer domingo. Por ello no vacilo en afirmar que ese país andino, el más parecido con nosotros, entra en una fase de construcción del Ecuador posible.

Con una estructura social parecida a la nuestra, con recursos naturales semejantes, con pueblos diversos como en nuestro país, y con una clase política irresponsable y marrullera, nos llevan a pensar que en nuestro país hay al menos varias de las condiciones políticas que hoy dan como resultado en El Ecuador una especie de inicio fundacional de la nueva nación ecuatoriana. Es claro que las diferencias son muchas, amplias y a veces incomprensibles, pero la similitud no deja de llamar la atención.

Y luego de observar la lucha de los bolivianos, ecuatorianos o venezolanos, creo que estamos a las puertas de un cambio en nuestro país. Así, los recursos naturales no pueden ser monopolio de empresas extranjeras, y los pueblos indígenas no pueden ser por más tiempo poblaciones subordinadas. De igual manera, la tierra no puede ser exclusividad de los viejos terratenientes. Es hora de la izquierda en nuestro país, y en esta perspectiva, el Movimiento Amplio de Izquierda –MAIZ-, tiene por delante una enorme responsabilidad.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.