Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Letra con Filo
La Feria de Cobán
Por Miguel Angel Sandoval - Guatemala, 15 de agosto de 2007
mszurdo@hotmail.com

En el comedor MAIZ instalado por membresía de URNG-MAIZ de la feria de Cobán, este fin de semana escuchamos la mesa que más aplaude hasta el cansancio; todo porque al candidato a diputado de Alta Verapaz por la mazorca, de nombre Rogel y de apellido Meza, le hicieron una cancioncita con esa música y con nueva letra. Pegajosa y recurrente, la escuchamos horas, a pie, en carro, en varios mítines o comiendo en el restaurante MAIZ.

Hicimos una gira por varios lugares de Alta Verapaz, y visitamos San Cristóbal, Santa Cruz, San Pedro Carcha y por supuesto estuvimos en la cabecera departamental. En las actividades nos enteramos que la gente organizada espera ganar la alcaldía de Coban, más otras de las visitadas y algunas más retiradas que en esta ocasión no pudimos visitar. Pero lo relevante es que en esta ocasión iniciamos la gira por el norte del país con una reunión con quienes integran las planillas a las alcaldías y a las diputaciones, y en varios casos, lo que encontramos fue la seguridad de la victoria.

Caminamos en esta ocasión por la feria cobanera y presenciamos desde nuestro acto político en el parque de San Marcos de esa cabecera, un desfile hípico, donde jinetes de ambos sexos, obviamente experimentados, se pavonearon ante la concurrencia. Un bonito espectáculo aunque siempre enseñando las miserias de este país. Así, luego del paso de los caballos o yeguas, vimos a un jinete cabalgando haciendo suertes, con el indio atras llevando otro caballo por las riendas y caminando al ritmo que le imponía el patrón, seguramente un finquero. Como siempre los de a pie y los de a caballo, y como me indicaba un amigo, pura herencia colonial.

Por supuesto no falto quien comentara que en el desfile, de puros finqueros, hace un año o dos, uno de los participantes que engalanó el evento, y luciendo caballos de pura sangre era nada mas y nada menos, que Otto Herrera, el mas buscado de los buscados, cabalgando y haciendo gracias y malabares, en caballos de primer nivel. Ni modo, cada quien se divierte como puede, pensé. Y como dato curioso, una chica de “buena familia”, hizo intento de mover el cuerpo al ritmo de una de nuestras canciones de campaña y quedo petrificada al ver que era la música de la mazorca. Cosas veredes.

Y como anécdota de esta visita a las comunidades de Alta Verapaz, en Campur, perteneciente al municipio de Carchá, vimos a dos o tres camiones de acarreados de otro partido político, que al ver a nuestra comitiva se arremolinaron para recibir nuestra propaganda, con el disgusto de varios de los enganchadores, que sentían que sus paisanos ya iban contaminados al mitin por el cual le pagaban. Y este hecho, junto a otros parecidos en Huehuetenango o Santa Rosa, nos dicen con creces que los acarreados son hoy por hoy, la muestra mas dramática del carácter premoderno de los partidos políticos del sistema de nuestro país.

Finalmente, desde la tribuna improvisada en un camión en San Cristóbal Verapaz, pude calibrar el nivel de abandono que tienen las viudas del conflicto armado. Un grupo de ellas me abordo para hacer entrega de una solicitud de atención por parte del programa de resarcimiento que se mantiene atascado desde la firma de los Acuerdos de Paz. En pocas palabras me decían las viudas, que no era posible tanto abandono y que también pensaban que era el tiempo de los pobres y de la izquierda. Pero sobre todo, en esa región Pocomchi, que era el tiempo de los pueblos indígenas de Guatemala.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.