Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Letra con Filo
Reencuentros y evocaciones
Por Miguel Ángel Sandoval - Guatemala, 3 de septiembre de 2007
mszurdo@hotmail.com

Visité en ocasiones diferentes, en el marco de la actual campaña electoral de URNG-MAIZ, a las Comunidades de Población en Resistencia -CPR- de la sierra y de la selva, y esta última en la semana que termina. En las dos visitas fui informado que se trataba de la primera vez que un candidato presidencial llegaba en campaña proselitista, pues ni con helicóptero se animan en una visita que quizás no reporta muchos votos aunque tiene el peso político por ser de los escasos grupos sociales que de manera organizada, beligerante y digna, resistió los embates del ejercito durante el conflicto armado que finalizó en 1996.

La historia de ello es clara. Cientos de familias completas, con sus pocas pertenencias huyeron de la ferocidad de la represión contrainsurgente y vivieron al amparo de la selva y las montañas durante varios años. En condiciones absolutamente precarias pero defendiendo la dignidad y un puñado de ideas. Y en esas condiciones, hicieron funcionar la salud, la producción y la educación, así como cuestiones del orden civil como la inscripción de nuevos nacidos, las bodas y otras cuestiones de naturaleza profundamente social.

En los años del conflicto me toco ver escuelas que funcionaban en las CPR, con trincheras al lado de los tapescos convertidos en escritorios, o a un maestro que enseñaba los distintos ritmos del son y las diversas maneras de bailarlo. Todo en momentos en que los helicópteros o los bombarderos dejaban de sobrevolar por el área y dejaban de tirar bombas.

Es la parte de la evocación. Pero ahora en las visitas pude entender que la población que antes resistió a las bombas de la aviación, ahora quemaba cohetes de vara al recibir al candidato de la URNG-MAIZ , y decía con la seguridad de la victoria, que en los municipios del Ixcán y de Uspantán, las CPR iban a decir con su voto el rumbo que querían seguir y la orientación de su gobierno municipal.

Pero hay algo más. En una concentración con las CPR del Ixcan, expresé que los incumplimientos de los Acuerdos de Paz no habían permitido mejores condiciones de vida a quienes la habían puesto por delante en el largo conflicto armado del país. Y que la única manera de conseguir una mejoría en este aspecto, era conquistando el poder local o lo que es lo mismo, la alcaldía municipal como el primer paso para conseguir la realización de las demandas históricas de esta población.

De cierta forma, para las CPR se trata de dejar de esperar con paciencia franciscana que las autoridades del país se acuerden de ellas, y ahora dicen, es nuestro tiempo pues ya estamos hartos de tanto engaño, tanta promesa falsa y tantas largas a nuestras demandas.

Al analizar esta visita, creo con franqueza que es necesario sacar al menos dos conclusiones: la llama de la resistencia popular se encuentra viva en muchos lugares del país y la necesidad de victorias sociales o políticas se sienten con urgencia. Por ello la actitud comprometida de las CPR con URNG-MAIZ. Intuyen que se trata de un proyecto que va mucho más allá de lo electoral y que sus planteamientos rebasan la locura electoral. Y en ello llevan razón.

Es lo mismo que me ha tocado ver en lugares como Rabinal, de lo cual hacía una crónica hace apenas unos días. De la misma manera es lo que he visto en El Quiché, San Marcos o Huehuetenango, así como en Chiquimula o Jalapa. Hay algo más que el hecho simple de ganar unos cuantos votos. La apuesta es hacia el cambio de condiciones de vida. No de un alcalde por otro, de un diputado por otro, o de un presidente por otro, sino de manera efectiva, de modificar el estado de cosas que ahora saben que no es natural.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.