Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Y si atentaran contra Chávez?
Por Miguel Ángel Sandoval - Guatemala, 31 de diciembre de 2007
mszurdo@hotmail.com

Una ola de indignación innecesaria se produjo cuando el mandatario venezolano dijo que se podría estar fraguando un atentado en su contra el momento de venir a Guatemala y asistir al cambio de gobierno. Todo mundo dijo, casi al unísono, que eso era parte de uno más de los show que acostumbra el presidente venezolano, y que tal cosa no podría pasar en nuestra querida y amada patria. ¡Que barbaridad, no faltaba mas!

Y por supuesto, nadie recordó el asesinato de los diputados salvadoreños, ni nadie dijo ni pío sobre el asesinato de los policías en la prisión del Boquerón, ni nadie se recordó de los propósitos del relator para ejecuciones extrajudiciales de las naciones Unidas, Philip Alston, quien señalo que Guatemala, aunque nos duela, es el lugar para el crimen perfecto por el nivel de impunidad en que vivimos y que recientemente convalido la Corte de constitucionalidad.

Por ello me parece de suma importancia recordar lo señalado por Amnistía Internacional el 21 de diciembre de este año, cuando señaló: En consecuencia, Amnistía Internacional sostiene que el fallo de la Corte de Constitucionalidad es una contribución más a la ya casi infranqueable impunidad que impera en Guatemala. Ello demuestra acabadamente la necesidad del ejercicio de la jurisdicción universal por parte de un número creciente de Estados.

Creo que cualquier reacción ante lo dicho por el presidente Hugo Chávez, debería al menos, hacer mención del estado lamentable en el que se encuentra la seguridad ciudadana en nuestro país, y de la manera en que nos ve la comunidad internacional. No somos el país perfecto en términos de seguridad, ni contamos con las fuerzas de seguridad que provoquen admiración internacional. Todo lo contrario.

Que el presidente venezolano pueda padecer cierto nivel de paranoia, es algo que me parece normal. Que tenga una afición para dar declaraciones que ponen a bailar a medio mundo, es parte de su estilo. Que eso nos moleste por razones diversas, también lo considero normal. Pero que cerremos filas y al unísono digamos que eso no puede ser, me parece de mucha superficialidad. Especialmente con los antecedentes que tenemos en el terreno de las ejecuciones extrajudiciales que no se investigan.

Lo mejor sería que de manera concertada se hiciera un llamado a mejorar la seguridad ciudadana en nuestro país, pues su estado lamentable es lo que permite decir un relator de la ONU que somos el lugar para el crimen perfecto, a Chávez que teme por un atentado en su contra, o que Amnistía Internacional se pronuncie de manera severa por el nivel de impunidad crónica que padecemos.

Por ello, mas allá del escándalo generado por las declaraciones del mandatario venezolano, deberíamos reflexionar sobre nuestra terrible realidad en materia de seguridad ciudadana y de derechos humanos. Y todo ello a once años de la firma de la paz firme y duradera. Punto.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.