Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Gómez Carrillo: gobernar para todos
Por Miguel Ángel Sandoval - Guatemala, 1 de febrero de 2016
mszurdo@hotmail.com

Sabía de Enrique Gómez Carrillo como escritor y viajero, como periodista y don Juan, también por las historias con cierto toque de frivolidad y otras cosas. Sin embargo, en el último tiempo he visto con detenimiento algunas de sus obras, en particular "La Rusia Actual", "Japón Heroico y galante", y en los últimos días, "Jerusalén y la tierra santa". Su calidad de cronista me ha dejado gratamente sorprendido por la agudeza de sus observaciones y su nivel de cultura general pero sobre todo, su compresión de las expresiones de cultura locales.

Textos publicados a inicio de siglo XX, tienen observaciones que bien pueden ser de mucha utilidad en los tiempos que corren. Hablando de Líbano, "Los gobernadores, escribe Gómez Carrillo, que no tienen la fuerza moral de autoproclamarse omnicreyentes, tratan, por lo menos, de mostrarse neutrales". Cuánta razón en estas líneas, al ver lo que ocurre hoy día en Siria.

Es una reflexión sobre lo que hoy denominamos como ecumenismo, que bien vale la pena considerar en un país como Guatemala, con clara multiculturalidad reconocida y con diversidad religiosa y de cosmovisiones. Contra la tendencia al atrincheramiento de las distintas religiones y las diferentes cosmovisiones, valdría la pena trabajar por la aproximación de todas estas expresiones para, desde estas manifestaciones de fe, construir una vertiente de unidad nacional.

Las observaciones de Gómez Carrillo plantean al menos un aspecto a retener: se trata de una aproximación del cronista que ve y analiza el comportamiento de una sociedad como la libanesa en su recorrido hacia la tierra santa en donde va hacia el encuentro de musulmanes, cristianos y judíos. Poco escapa a su asombrosa capacidad de observación y análisis.

Aquí vemos una situación diferente a aquella observada en Líbano. La intolerancia sustituye al espíritu abierto. Es la intolerancia que se percibe en las líneas de Gómez Carrillo sobre Jerusalén. Es lo que observamos con diversos matices; en una región encontramos tolerancia, mientras que en otra, intolerancia. Es momento, me parece, de reflexionar en nuestro medio sobre las diversas expresiones de intolerancia que se pueden observar desde el poder y a nivel social.

La moral de la historia nos dice que las disputas religiosas o étnicas y sobre todo la incomprensión de su existencia y sus dinámicas, se encuentran en la base de la inestabilidad política y social, o atrincheramientos culturales, mientras que gobernabilidad se puede buscar en la práctica real del pluralismo, lo cual advertía hace un siglo, Enrique Gómez Carrillo.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.