Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Señales desde el norte y el sur
Por Miguel Ángel Sandoval - Guatemala, 20 de febrero de 2016
mszurdo@hotmail.com

Este 19 de febrero recibí dos noticias que considero de suma importancia. La primera de un amigo chileno, escritor para más señas, que decía palabras más, palabras menos: la ética en la política está tomando auge en nuestros países. Tanto en Guatemala como en Chile. Hacía referencia al movimiento social nuestro que arrancó el 25 de abril de 2015 y que a la fecha continúa por otras vías. Justo es recordar que el estremecimiento social guatemalteco ha sido visto con mucho interés a nivel continental y más allá.

Luego, encontré en le monde diplomatique, un artículo realmente sorprendente: en el estado español, alrededor de 500 organizaciones sociales, centros de investigación, redes, y otras agrupaciones, formaron una instancia denominada poletika, que es la mezcla de las palabras política y ética. Con un planteamiento central consistente en señalar algo que en nuestro país se ha convertido en una certeza pero que no se ha teorizado al respecto. Es el hecho que los partidos políticos no contienen toda la energía social y que se puede hacer política fuera de los partidos, aun si estos tienen en última instancia, el monopolio de las actividades electorales y los beneficios de poder nominar candidatos a puestos de elección popular.

Sin embargo, esta situación está lejos de ser concluyente pues cada día hay más gente que rechaza el monopolio de los partidos del hecho político y demandan mayor participación en las actividades sin por ello pasar a formar o ser parte de los partidos políticos, al menos en su versión actual.

En dos platos, la ética está retomando su rol como el factor que puede introducir controles en la acción política, pero sobre todo, ir a la búsqueda de controles sociales, que armados con la ética, que de acuerdo con la versión gramsciana, la política es la ética de lo público, y ello es algo que gradualmente se abre camino, en su comprensión y en su exigencia, tanto en el norte como en el sur. Sin duda es un hecho global. En buena hora.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.