Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Escándalos de primera y segunda
Por Miguel Ángel Sandoval - Guatemala, 15 de julio de 2016
mszurdo@hotmail.com

El último fin de semana fue capturado el empresario Carlos Enrique Montero Castillo, que recientemente fue mencionado por la revista Forbes como un “empresario hospitalario” por ser propietario del hotel Camino Real, considerado uno de los de mayor prestigio nacional e internacional. Revisando sin mucha profundidad, resulta que dicho empresario forma parte de uno de los grupos empresariales de mayor tradición en Guatemala. Es la familia Castillo, proletaria de la empresa cervecera más conocida del país y de muchos otros negocios, dentro de los cuales la hotelería como ahora sabemos.

Sin hilar muy fino, resulta que las investigaciones sobre la corrupción en el sector empresarial, están llegando a tocar a los intocables desde que este país se convirtió en una republica. Sin duda a nadie escapa que Aceros de Guatemala, G&T, Banrural, el negocio monopólico de la televisión abierta, varias empresas constructoras, farmacéuticas, etc., forman parte del grupo de los hasta ahora, históricamente impunes.

Sin duda es una noticia para reflexionar. Sin ánimos triunfalistas se puede pensar que la impunidad empresarial y de cuello blanco se encuentra en proceso de finalizar. Hablo de un proceso pues de eso se trata. En ningún caso se puede pensar que con estos casos se termino el problema. Basta ver la línea de defensa del Cacif que ahora exige debido proceso, garantías de todo tipo por primera vez en su vida, sin darse cuenta que solo están haciendo un teatrito de mal gusto con la idea de proteger a sus socios y pares corruptos, evasores, impunes.

Llama la atención el silencio de algunos medios ante estos temas. Se habla casi de puntillas un tema de absoluto interés nacional, como hechos aislados, aunque es algo que va mucho mas allá de los desmanes en la administración publica, de los líos de fulano o de mengano, pues se trata de un tema capital: en el sector productivo de Guatemala que se ha sumergido en la corrupción. Para muestra un listado de botones.

Se puede argumentar que se trata de casos aislados, y se puede estar de acuerdo con ello, pero no se puede ni se debe, dejar pasar el hecho que el CACIF organización comúnmente aceptada como representante del sector, ande en defensa mas o menos abierta y sibilina de la impunidad con pretexto del debido proceso, o lo que es lo mismo, la descalificación hipócrita del rol del MP y la Cicig.

Por ello, mucha gente dice que ya nos parecemos un poquito a Honduras en donde el grupo empresarial más importante del país, banquero, financiero, empresarial, y según parece narcotraficante, fue puesto en prisión, por fraude fiscal, lavado de dinero, entre otras muchas gracias, y su principal referente, fue extraditado a los EEUU ¿El síndrome hondureño nos persigue?

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.