Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala se muere
Por Miguel Ángel Sandoval - Guatemala, 12 de septiembre de 2016
mszurdo@hotmail.com

“Prensa libre si algo nos dice es que todos los ríos y lagos del país son un tiradero de mierda”

Hace años afirmé que en nuestro país vivíamos un Mitch estructural pues el desastre que había causado el huracán o tormenta tropical nos había desnudado de una manera que antes no se había visto. Luego fue el Stan y a continuación cualquier lluvia, como decía en el artículo escrito en el Periódico, ocasionaba desastres. El tema se puede plantear y resumir así: no existe en lo que vemos de forma constante, desastres naturales. Hay desastres provocados por la torpeza nuestra y por la incapacidad del Estado de atender temas vinculados a la gente.

Desde entonces crece de manera incontrolable la tendencia depredadora de la gente en el país. De un lado se deforesta y con ello las lluvias modestas hay que decir, se convierten en desastres con el caudal de vidas que se pierden. Las carreteras o puentes mal construidos sólo anuncian nuevos desastres que nunca son naturales, aún si los provoca una pequeña lluvia. Es lo mismo con el azolvamiento de los ríos o lagos que se llenan de toda la porquería imaginable, y no hablo del excremento humano, hablo de latería, plásticos, y todo tipo de desechos.

Lo más grave es con los asentamientos humanos. La gente construye casas pecarías en lugares precarios, con autoridades precarias y normativas precarias. Junto con ello la presencia de “desarrolladoras” que construyen en donde sea y como sea pues a los escasos códigos de construcción le agregan coimas a tiempo en toda la cadena de responsabilidades. Incluyendo de alcaldes mafiosos que una vez hay desastre, compran un par de cajas mortuorias y decretan un duelo de dos o tres días y la rueda gira y gira. Nunca hay responsables.

No es el cambio climático la fuente de todas nuestras desgracias. En el Cambray o Santa Isabel en Villanueva, con todo lo que se diga, no tiene nada que ver el cambio climático ni los compromisos de Kioto o de Paris. Son dos o tres alcaldes corruptos y un par de constructoras quienes son responsables sin excusa del drama humano. El desastre del lago de Amatitlan, más allá de la trágica historia de la agüita mágica, tampoco tiene que ver con el llevado y traído cambio climático. Es responsabilidad social y la ignorancia ambiental y de un montón de empresas que tiran todo en el lago. Y media docena de alcaldías llenas de bandoleros.

El reciente reportaje de Prensa libre si algo nos dice que todos los ríos del país se han convertido en tiradero de mierda, y eso no es el cambio climático. Basta ver las playas en la desembocadura del Motagua, que ya han provocado la protesta de ¡Honduras! Es la irresponsabilidad nacional y la impunidad que asola el país entero. Creo que hay que distribuir bien las responsabilidades. Pero sobre todo, hay que dar un viraje en serio y profundo.

Finalmente un gobierno central y su ministro de ambiente que en el mejor de los casos sirven de decoración al desastre anunciado. Ese es el estado de la nación hoy día. Y recuerdo, falta por lo menos un mes de lluvias y temporales. A ver que mas tonterías se inventan sin tomar medidas ejemplares en el drama ambiental de un país que se muere ante nuestros ojos.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.