Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 14 - 2017

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Orquesta desafinada
Por Miguel Ángel Sandoval - Guatemala, 26 de junio de 2017
mszurdo@hotmail.com

La mejor música mal ejecutada es un desperdicio. Una orquesta afinada puede ser el requisito para escuchar la mejor música y obtener melodías inusitadas. Sirva este recordatorio para pensar un momento en el siguiente hecho: en términos sociales y políticos no tenemos en Guatemala nada parecido a una orquesta afinada. Los sectores sociales y políticos actúan cada quien por su lado, cada uno siguiendo sus instintos pero sin la capacidad de agregarse a una sola partitura. Todos creen ser solistas inigualables, y si no lo creen pues actúan como si lo vivieran de esa manera.

Un ejemplo para ello. En 2015 las plazas se llenaron de gente con una solo exigencia: que renuncie como garantía de terminar con la corrupción y la impunidad. A la fecha se discute si fue manipulación y de quien, de si fue o no un movimiento social apegado a los libros leídos, o si sirvió de algo o todo lo contrario. Se analiza menos el conjunto de hecho que se desprenden de esas jornadas, o tienen en ellas un apoyo se entienda o no.

Hoy sabemos que no bastan 6 meses de una plaza llena sino que hacen falta otros pequeños o grandes momentos de unidad, de esfuerzos compartidos. Otro ejemplo: todos los sectores dicen que los DDHH son una aspiración de la sociedad pero resulta que hay esfuerzos a lo mas dispares. Cada quien jala por su lado y el resultado es la parálisis de un importante tema.

Pero sobre todo falta la dirección de una orquesta integrada por la mayoría de sectores sociales y políticos que integran la sociedad guatemalteca. No hablo de un líder mesiánico ni poseedor del carisma necesario para que tras su huella caminen las multitudes. De lo que hablo es de un acuerdo político básico, mínimo pero atendible por los sectores sociales y políticos que hoy caminan dispersos sin nada que les haga pensar que nuestras necesidades comunes.

Y hace falta saber de tiempos y ocasiones. No se puede ver con simpatía llamados como el del sábado último, cuando había convocada una marcha por la diversidad sexual, por cierto a nivel mundial, y que dos o tres grupos o personas intentaran de manera antojadiza, tratar de hacer coincidir ello con un llamado a manifestar frente al congreso, en lugar de apoyar decididamente el esfuerzo por la diversidad.

Cada cosa tiene su momento. Su estrategia y su táctica. Si hacemos un esfuerzo de análisis serio y objetivo, vemos que la corrupción y su aliada de toda la vida que es la impunidad son los dos mayores obstáculos para hacer avanzar al país hacia algo que se pueda denominar desarrollo. Y ese esfuerzo que por fuerza tiene que ser mayúsculo, solo se puede emprender con unidad de propósitos y de acción. Lo contrario es discurso vacío, demagogia.

Si fuéramos capaces de unirnos en torno a estos dos objetivos y actuar de forma coordinada para alcanzarlos, quizás podríamos pensar que más adelante cada sector se encargue de plantear por separado su programa y actuar en consecuencia. Pero ahora es la corrupción y la impunidad lo que hace falta atacar, de frente, con decisión y unidos. Que quede absolutamente claro y transparente: la agenda contra la corrupción y la impunidad no es importada ni nace del reformismo en sus más variadas expresiones.

Hoy día la lucha contra la corrupción y la impunidad constituyen la meta a alcanzar por la sociedad en su conjunto. Pensar con esquemas no ayuda a la esta titánica tarea, descalificar menos. Es un esfuerzo que puede ser acompañado por los sectores sociales mas diversos y por los sectores políticos del color que sean. Lo importante es que los esfuerzos que hoy día se encaminan en esa dirección por el MP y la Cicig no pueden perder apoyo social y político, y agrego, el mayor que se pueda aglutinar. Es el desafío histórico y nos corresponde impulsarlo.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.