Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2021

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Crece inflación con salarios congelados
Por Miguel Ángel Sandoval - Guatemala, 4 de noviembre de 2021
mszurdo@hotmail.com

"Dedico estas líneas a los economistas del gobierno y oposición".


Los hechos como siempre son testarudos y nos dicen que estamos asistiendo a un fenómeno económico que deriva del mal gobierno. En efecto, la teoría económica está en Guatemala por los suelos. Nada funciona de acuerdo con el manual. El alza de precios de los últimos días así nos lo dice. Si recordamos, el discurso dominante en nuestro país, es que subir los salarios trae sin dudas e indefectiblemente inflación. No es el caso.

Ahora tenemos por lo menos dos años de salarios congelados. Y muchos años más de salarios miserables. Esto, porque el gobierno no se anima a corregirle la plana a sus patrones empresarios. Y porque los trabajadores no ven salida a su debilidad y por ello no se movilizan y obligan al alza salarial. Con excepciones hay que decir. Son los gremios que vilipendiados como siempre, hacen los esfuerzos para que el alza de precios no castigue el bolsillo de sus agremiados. Magisterio y Salubristas. Lo demás es silencio, como el titulo de la novela de Tito Monterroso.

En Centroamérica, porque finalmente somos parte de esa región y los parámetros para un análisis se encuentran en estos países o en Haití, aunque no nos guste mucho. El ´punto es que el asunto de los precios y los salarios tiene en los países vecinos un comportamiento diferente al que imponen los empresarios y aplaude el gobierno de Guatemala. Pongo dos casos sencillos. El primero es el alza salarial propuesto por Bukele y aprobada por el congreso de ese país y por la comisión tripartita del salario. El segundo, es en Honduras, en donde se establece salario tope a los combustibles hasta el 31 de diciembre. Ala gran chucha, diría alguien.

Volviendo al tema salarial, en El Salvador se aprobó uno de 20% que entre otras medidas cuenta con un apoyo gubernamental decidido. Con ello se apunta a resolver el desempleo generado por la pandemia y de paso se estimula el consumo como uno de los motores del crecimiento económico. Así ocurre en ese país, vecino más cercano que tenemos. Aquí, vemos que durante los dos últimos años se han congelado los salarios y por lo que sabemos, este año seguirá con la misma tendencia. Parece que los empresarios y el gobierno dicen: apretemos más pues los trabajadores están dormidos y aguantan con todo.... ¿Hasta cuándo?

El otro gran tema nos lo da Honduras. Sabemos que ese país está más jodido que nosotros, que tiene instituciones tan jodidas como las nuestras, pero, siempre hay uno, en medio de su debilidad se animan a congelar precios del combustible y dicen, los precios no suben y se mantiene el precio hasta el 31 de diciembre. Lo vual es un alivio en estos días. Mañana ya veremos, pero el punto es la capacidad de intervención en la actividad económica.

En pocas palabras, dos gobiernos denostados por nuestros analistas y por los políticos del país, nos dan clases de economía: si se puede intervenir en los precios y en los salarios por parte del gobierno central. Nada hay que diga que no, o que se trata de medidas de corte inflacionario. Finalmente es algo vinculado con el bien común como reza la constitución política del país. En el tema de los salarios, el expresidente Rafael Correa, en conferencia impartida en Guatemala, por cierto, muy aplaudida, exponía que, para la política de su país, aumentar salarios tenía como efecto incentivar el consumo y por esa vía poner en marcha los motores de la economía.

Y lo último. Estamos ante una ola inflacionaria que no tiene precedentes. Y ante ello, el gobierno no sabe qué hacer, los trabajadores están quietos y bien portados, los analistas ven hacia otro lado, pero el tema es que es momento de intervenir en el proceso económico y tomar medidas básicas. La primera es poner precios topes al combustible y otros artículos de primera necesidad. La segunda un alza general de salarios. La tercera, optar por el consumo como una palanca para el crecimiento económico ampliando el mercado interno. Con estas medidas se puede pensar en salir menos afectado por la crisis de subida de precios, que ojo, es inflacionaria con salarios congelados.

Nota técnica: Estamos ante un cuadro típico de eso que se denomina stanflación. Esto es inflación desmedida con estancamiento económico. Ante ello no se puede acudir al manual conocido. Hay que romper por algún lado.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.