Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Así no podremos establecer un Estado de Derecho
Por Santiago Bastos - Guatemala, 18 de febrero de 2005

Escribí un correo para sumarme al reto que proponía Gustavo Berganza en su artículo al Director de la Policía Nacional Civil, al Ministro de Gobernación y la Corte Suprema de Justicia: que pusieran sus energías en esclarecer los casos de la desaparición de Héctor Reyes Pérez en Villa Linda y la muerte de Pedro Tambriz Itzep en El Corozo.

Planteaba yo que ésa es su función, y no la de encarcelar y matar a quienes clamaban por su aparición, pues los propietarios ya tienen su guardias particulares.

El correo me rebotó y nunca llegó, y ahora creo que fue una buena señal, pues he podido leer la carta que envía Luis F. Ruiz, y veo que la cosa es mucho más profunda, cuando afirma que “no existe violación de los derechos humanos cuando una persona ingresa a una propiedad privada de otra persona...” ¿quiere esto decir, que un propietario puede matar a quien entre en su propiedad? ¿quiere esto decir que esta propiedad está por encima de las leyes según las cuales debería juzgarse a esa persona?, ¿qué significa la vida de personas como Reyes y Tambriz? ¿Nada?, ¿qué significan entonces las palabras “Estado de Derecho”?, ¿nada tampoco? Quizá deberíamos empezar a pensar muy seriamente en el hecho de que, para ciertas gentes, una fruta o una cuerda de su tierra vale más que una vida y que así nunca vamos a llegar a poder establecer un Estado de Derecho, ni un país, ni nada.

Fuente: Sección de lectores de El Periódico - www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.